| 11/10/2008 12:00:00 AM

México propone planes de estímulo sincronizados ante crisis

México.- El presidente mexicano Felipe Calderón propuso el lunes articular a nivel mundial planes de estímulo sincronizados, como un medio para atenuar los efectos de la crisis financiera global.

Al adelantar la postura que México llevará el fin de semana a la reunión de jefes de Estado del llamado G-20, el mandatario consideró que deberían impulsarse coordinadamente planes como el que anunció la víspera China, ya que permitiría reactivar la economía y reimpulsar el crédito.

"Si podemos articular una política contracíclica, no de manera individual y separada, sino a nivel mundial, podemos reactivar más rápidamente la economía y minimizar estos efectos nocivos" de una probable recesión global, dijo Calderón durante una rueda de prensa con su colega colombiano Alvaro Uribe.

China anunció el domingo un paquete de estímulo por 586.000 millones de dólares. El gobierno de México hizo un anuncio similar a principios de octubre que considera recursos por 53.000 millones de pesos (unos 4.400 millones de dólares) para impulsar el crecimiento y la creación de empleos.

Calderón dijo que entre las otras cosas que su gobierno también planteará a los asistentes a la cumbre del G-20 está la necesidad de nuevas reglas al sistema financiero mundial para evitar "el uso excesivo o el uso irresponsable" de los mecanismos existentes, además de una participación más equilibrada de los países en desarrollo en la toma de decisiones globales.

Consideró que la nueva ingeniería de los organismos internacionales debe partir de la premisa de que el mercado no es suficiente para lograr el desarrollo de las personas y que se requiere la acción rectificadora del Estado.

El Estado debe servir "para corregir las enormes ineficiencias e insuficiencias que la anarquía en el comportamiento de varios agentes financieros ha propiciado... el caos económico que se ha vivido a nivel internacional", dijo.

El presidente colombiano pidió a Calderón actuar como vocero de la región latinoamericana ante el G-20 y demandar que el mundo rechace los capitales especulativos, al tiempo de pedir al sistema financiero reanudar los flujos de capital hacia inversiones productivas en los países del hemisferio.

"Hay que imponer regulaciones que eviten que capital especulativo haga daños como el que acaba de hacer a la economía mundial", dijo Uribe, quien también demandó que no se pida a las naciones frenar el gasto que podría ayudar a los sectores más pobres.

"Los pobres de nuestros países no tienen la culpa de esta crisis", añadió.

Horas antes, Calderón había dicho que la actual situación no implica "que deba destruirse el mercado" sino fortalecer la libertad y los derechos económicos de la mano de un Estado que establezca regulaciones.

"La mano invisible (del mercado) ha fallado y se requiere la mano firme y justa del Estado y la mano generosa de la sociedad", dijo durante una reunión de filantropía.

Calderón señaló que el Estado debe actuar "para corregir, precisamente, la miseria y la terrible desigualdad" prevaleciente.

El G-20 quedó integrado en 1999 por 19 naciones y la Unión Europea para fomentar el diálogo entre los países emergentes con tal de propiciar el desarrollo económico y social, así como estabilidad financiera.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?