| 12/20/2006 12:00:00 AM

México ofrece ayuda consular a afectados por Air Madrid

La cancillería mexicana informó en un comunicado que en coordinación con la embajada de México en España orientará a los mexicanos para presentar las quejas correspondientes ante las autoridades españolas y la línea aérea, además de que cubrirá los costos de vuelos de retorno al país para aquellas personas que no hayan podido regresar.

México.- El gobierno ofreció el miércoles asistencia consular a los mexicanos que resultaron afectados por la suspensión de actividades de la aerolínea de bajo costo Air Madrid.

Refirió que México ha solicitado a líneas aéreas españolas y mexicanas que asignen lugares disponibles para sus connacionales, además de que puso a disposición de la embajada en Madrid recursos económicos para proteger situaciones "extraordinarias" de mujeres, menores de edad, ancianos y enfermos a fin de coordinar su repatriación segura a la brevedad.

La embajada mexicana ha comenzado a elaborar una lista de los mexicanos afectados.

Air Madrid suspendió actividades el 15 de diciembre, luego de que se le retirara la licencia de vuelo por preocupaciones de seguridad de las autoridades españolas.

La procuraduría federal del consumidor ha informado que la línea había vendido unos 5.000 boletos hasta junio del 2007.

La aerolínea realizaba dos vuelos semanales a Madrid desde el aeropuerto de Toluca, en el Estado de México, vecino a la capital mexicana.

La embajadora de España en México, María Cristina Barrios, acudió a la cancillería para reunirse con la subsecretaria de Relaciones Exteriores María de Lourdes Aranda, quien le manifestó la preocupación del gobierno por la situación que dejó Air Madrid.

La embajadora ofreció gestionar ante las autoridades de su país para que los mexicanos afectados sean atendidos a la brevedad, señaló la cancillería.

 
 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?