| 8/11/2010 1:30:00 PM

México instala consejo para detectar riesgos financieros

México instaló el miércoles un órgano de alto nivel responsable de identificar cualquier riesgo que pueda afectar el funcionamiento del sistema financiero, en un intento por anticipar cualquier situación que pueda traducirse en una crisis como la que afectó al mundo entre 2008 y 2009.

México.- El llamado Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero es encabezado por la Secretaría de Hacienda y en él también participan el Banco de México, el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, así como la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro.

"El consejo surge como consecuencia de las lecciones que han arrojado tanto la crisis global de 2008-2009 como otras experiencias de crisis financieras sistémicas en distintos países, por ejemplo la sufrida por México en 1994-1995", señaló Hacienda en un comunicado.

México fue el país de América Latina más afectado por la crisis mundial del 2009, al caer su economía en un 6,5%, aunque tanto el gobierno como analistas privados coinciden que las perspectivas para el 2010 son de crecimiento.

El consejo tiene como funciones la identificación oportuna de riesgos que puedan interrumpir sustancialmente el funcionamiento del sistema financiero, además de recomendar y coordinar las políticas de cada autoridad financiera para minimizar el impacto de algún riesgo.

También fungirá como un órgano de consulta del Ejecutivo federal en materia de estabilidad financiera, y elaborará un informe anual sobre el estado que guarda el país en la materia.

En principio, el consejo deberá analizar la situación actual de las entidades financieras y empresas para evaluar el estado de la estabilidad financiera del país.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?