| 1/16/2006 12:00:00 AM

México y Estados Unidos llegan a acuerdo sobre cemento

Estados Unidos, pese a que es socio de libre comercio con México, ha estado imponiendo desde 1990 altas tarifas al cemento mexicano.

México y Estados Unidos llegaron a un acuerdo tentativo que acaba con 16 años de disputas bilaterales y que permitirá el ingreso de cemento mexicano al mercado estadounidense con menores barreras, informó el jueves el secretario de Comercio Carlos Gutiérrez.

El acuerdo es "un paso positivo" hacia la solución de la disputa y "subraya la firme relación comercial" entre ambos países, dijo Gutiérrez.

Gutiérrez no dio detalles del acuerdo, pero fuentes de la industria dijeron que Estados Unidos permitirá un mayor ingreso de cemento mexicano en los próximos tres años, aun cuando las imposiciones arancelarias serán drásticamente reducidas pero no eliminadas.

Indicó que con el acuerdo, las poblaciones de la costa del Golfo de México que han sufrido devastadores ataques de huracanes en los últimos cinco años, tendrán los recursos para reconstruir, al tiempo que se abre el acceso al mercado mexicano de los productores estadounidenses.

El secretario mexicano de Economía Sergio García de Alba, quien estuvo en Washington a comienzos de esta semana para hablar de temas comerciales pendientes, adelantó entonces que el acuerdo "será de gran beneficio para ambos países".

"Estados Unidos es deficitario en la producción de cemento", dijo García de Alba. "México es superavitario y tiene empresas competitivas que están en posibilidades de abastecer a este mercado".

Gutiérrez dijo en una declaración emitida en Nueva Orleáns, ciudad devastada por el huracán Katrina el año pasado, que el acuerdo incrementará también las posibilidades de construcción de nuevas viviendas en Estados Unidos.

"La liberalización del comercio del cemento entre Estados Unidos y México alentará a las empresas a construir y fomentará el empleo y nuevas oportunidades para nuestros trabajadores", afirmó Gutiérrez, funcionario de origen cubano que estudió y trabajó en México.

El gobierno mexicano había dicho anteriormente que un acuerdo con Estados Unidos triplicaría el volumen de exportación de cemento al mercado estadounidense y significaría mejores negocios para la empresa Cemex, la tercera planta más grande el mundo.

Estados Unidos, pese a que es socio de libre comercio con México, ha estado imponiendo desde 1990 altas tarifas al cemento mexicano respondiendo a quejas de productores estadounidenses de que México estaba inundando el mercado estadounidense con cemento barato.

Los informantes dijeron que las tarifas, que eran de alrededor de 26 dólares por tonelada, bajarían en adelante a 3 dólares, una penalidad que estaría vigente hasta 2009, cuando quedarían eliminadas todas las sanciones y cuotas si México cumplía su compromiso de abrir su mercado para una mayor participación estadounidense.

Según los productores estadounidenses, México es un mercado prácticamente cerrado para el cemento extranjero, lo cual permitía a los productores mexicanos cobrar precios altos en el mercado nacional y más bajos cuando se trataba de exportar a Estados Unidos.

El grupo Contratistas Generales Asociados de Estados Unidos (Associated General Contractors of America) dijo que en agosto la escasez de cemento había sido aguda en 32 de los 50 estados de la nación, en el momento pico de la temporada de construcción en verano.

Estados Unidos impuso las tarifas punitivas luego que un fuerte incremento en el ingreso de cemento mexicano de 1986 a 1989 diera lugar al despido del 19% de la fuerza laboral en la industria y el cierre de seis plantas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?