| 12/1/2011 10:30:00 AM

México: Escritores piden al presidente cancelar proyecto minero

Más de 150 escritores y artistas conocidos internacionalmente firmaron una petición para pedirle al presidente mexicano Felipe Calderón cancelar las concesiones mineras en un zona del norte de México considerada suelo sagrado para los indios huicholes.

La lista dada a conocer el jueves incluye a tres Premios Nobel y personalidades de las artes y las letras de 30 países, entre ellos al laureado poeta estadounidense Robert Hass, quien dijo sentirse "muy feliz por participar".

En la lista se encuentran el sueco Tomas Tranströmer y el francés Jean-Marie Le Clézio —ambos Nobel de Literatura— y la escritora canadiense Margaret Atwood, de acuerdo con los ecologistas Homero y Betty Aridjis, quienes recabaron las firmas.

La petición busca anular las concesiones mineras otorgadas a la empresa canadiense First Majestic Silver Corp. para casi 6.300 hectáreas (16.000 acres) en un área desértica conocida como Wirikuta, en el norteño estado de San Luis Potosí. El área es hogar del Cerro Quemado, una montaña donde los huicholes creen que nació el sol.

Homero Aridjis, un renombrado poeta mexicano, escritor y ex embajador, dijo que el proyecto devastaría la herencia cultural y religiosa de uno de los grupos indígenas más antiguos del país que permaneció aislado y prácticamente sin cambios después de la Conquista española.

Los huicholes todavía realizan ceremonias y hacen un peregrinaje anual desde sus hogares en los estados occidentales de Nayarit, Jalisco, Durango y Zacatecas hacia la reserva de Wirikuta, cerca del pueblo de Real de Catorce, en San Luis Potosí.

"Es como construir una mina enfrente de la Basílica de Guadalupe", dijo Aridjis, en referencia al sagrado lugar católico que está en Ciudad de México y donde se cree que se apareció la virgen María.


AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?