| 8/1/2010 7:00:00 PM

México confía dejar años de vacas flacas y subirse a demanda mundial de café

México prevé superar la caída del 4,5% en la producción de café en el presente ciclo y aprovechar los altos precios mundiales de 172 dólares por 100 libras así como el crecimiento de la demanda mundial en un 2,6% para consolidar sus exportaciones.

"La oferta mundial de Café es de 122 millones de sacos de café (de 60 kilos) de los cuales México produce 4,4 millones de sacos, que equivale al 3% de la producción ofertable mundial", dijo a Efe el coordinador Ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Cadena Productiva de Café (Amecafe), Rodolfó Trampe.

El también presidente del Consejo de la Organización Internacional del Café explicó que la demanda mundial asciende a 132 millones de sacos de café y prevé un crecimiento del 2,6% lo que va a generar una demanda adicional de 40 millones de sacos en los próximos años.

Añadió que un dato relevante es que los inventarios entre los países productores asciende a 40 millones de sacos, los cuales apenas alcanzan a cubrir de tres a cuatro meses la demanda.

Agregó que actualmente hay un "equilibrio precario entre oferta y demanda y que cualquier variable afecta la oferta de países y puede puede trastocar este equilibrio", señaló.

Trampe dijo que es importante mantener los actuales precios de 172 dólares por cien libras, lo que permite motivar a los productores para seguir invirtiendo en la producción. En 2002 los precios cayeron hasta los 45 dólares por cien libras.

En el ciclo de 1999-2000 las exportaciones de café mexicano alcanzaron los 5,13 millones de sacos de café y a partir de ahí las ventas se desplomaron a 1,9 millones en el ciclo de 2005-2006.

Paulatinamente se ha registrado una recuperación hasta los 2,7 millones en el ciclo de 2008-2009.

El líder del sector señaló que este año la producción de café bajó debido a las heladas registradas a principio de año, aunque para el próximo ciclo de 2010-2011 se prevé que se recupere la producción en un 5% y se ubique en 4,6 millones de sacos.

La Amecafe representa a los 510.000 productores mexicanos.

Señaló que este año las exportaciones del producto ascienden a 2,5 millones de sacos, que significa poco más del 60% de la producción total, lo que dejará ingresos por unos 500 millones de dólares en el presente ciclo que concluye en septiembre.

"Al mes de junio se había facturado exportaciones por 395 millones de dólares y faltaba de contabilizar julio, agosto y septiembre", indicó Trampe.

El café mexicano se produce en 12 estados, aunque el 94% es aportado por Chiapas, Veracruz, Oaxaca y Puebla, los cuales representan el 85% de la superficie que se cultiva y el 83% de los productores.

El 85% de la producción corresponde a café tipo arábiga que son granos procesados con "beneficio húmedo", el 12% son arábigos naturales secados al sol y el restante 3% son de la variedad robusta.

Trampe recordó que Brasil, Colombia, Vietnam e Indonesia aportan el 70% de la producción mundial, pero recordó que todos los países se disponen a cubrir el incremento de la demanda.

El directivo indicó que el consumo per cápita en México es de 1,2 kilogramos y recordó que hace unos diez años el consumo por persona era de apenas 800 gramos.

"Estamos muy lejos del principal consumidor de café que es Finlandia con 12 kilos por persona e incluso lejos de países productores como Colombia con 2,5 kilos, o de Brasil con 5,45 kilos, por lo que se requiere impulsar más las campañas para elevar el consumo de café, indicó.

No obstante aclaró que si actualmente se elevara el consumo hasta los dos kilos per cápita, la producción nacional no alcanzaría a cubrir la demanda.

El mercado mundial de café representa un mercado de 80.000 millones de dólares de los cuales apenas unos 18.000 millones se quedan en los países productores y el resto permanece en los países desarrollados. EFE.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?