Revista Dinero

| 8/16/2013 9:22:00 AM

México aumenta su capacidad de generación eléctrica

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, anunció un incremento de casi 2.000 megavatios en la capacidad instalada del sistema eléctrico nacional, en momentos que defiende una modernización del sector energético y abaratar sus costes.

En el marco del aniversario de la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), Peña Nieto inauguró la segunda y tercera etapas de la potenciación del complejo termoeléctrico Manuel Álvarez Moreno, en el puerto de Manzanillo (océano Pacífico), que aumentó su capacidad de generación en 1.413 megavatios.

Con una capacidad total de 2.754 megavatios, que equivale a la demanda de energía eléctrica de la capital mexicana, esta central ocupa el segundo lugar en capacidad instalada a nivel nacional, destacó.

Además de esta obra, este miércoles comenzaron operaciones tres nuevas centrales generadoras de energía eléctrica; una de combustión interna en Baja California Sur, otra de ciclo combinado de gas natural en Chihuahua y una geotérmica en Puebla, indicó.

En Chihuahua también se puso en marcha el Gasoducto Tarahumara, apuntó el mandatario, quien mencionó además la construcción de ocho subestaciones y 11 nuevas líneas de transmisión.

"En suma, estas obras representan una inversión cercana a los 25.500 millones de pesos (unos 2.003 millones de dólares)" y un aumento "en 1.938 megavatios de capacidad instalada del sistema eléctrico nacional", expuso.

En el evento, el gobernante mexicano volvió a defender la iniciativa de reforma energética que envió esta semana al Senado, que busca modernizar el sector energético e impulsar el crecimiento económico del país.

El objetivo de la reforma, que abarca el sector eléctrico y también el petrolero, es generar energía más barata que beneficie a las familias, pero también a las pequeñas y medianas empresas, las cuales generan tres de cada cuatro empleos en el país, dijo.

En el apartado de la electricidad, la iniciativa prevé la participación del capital privado en la generación, antes sólo permitida a las grandes compañías para su autoconsumo, con el fin de aumentar la oferta y disminuir sensiblemente el coste.

La idea es que "tanto la CFE como terceros generen más electricidad y más limpia", indicó Peña Nieto, quien inició su mandato el 1 de diciembre pasado.

Reiteró que la CFE "ni se vende ni se privatiza" y que, al contrario, el propósito es "fortalecerla para que sea una empresa más eficaz, de vanguardia" y "motor del desarrollo nacional".

Además, destacó que su propuesta "respeta y afianza" los derechos de los trabajadores de la CFE, a quienes brindará nuevas oportunidades de capacitación y desarrollo.

La iniciativa energética, que plantea reformas a dos artículos de la Constitución, también prevé la participación de la iniciativa privada en la exploración y extracción de crudo a través de los contratos de utilidad compartida, y en refinación, petroquímicos, transporte y almacenamiento vía permisos.

El Gobierno de Peña Nieto sostiene que se requiere de más empresas, tecnología e inversión para desarrollar la industria petrolera y convertirla en un motor del crecimiento económico, sin que la nación renuncie a la propiedad de los hidrocarburos.

Sin embargo, el tema es muy sensible para los mexicanos, que desde la expropiación petrolera de 1938 ven este recurso como un símbolo de soberanía nacional.

EFE/D.com

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×