| 9/30/2008 12:00:00 AM

Metales con precios a la baja por la crisis financiera.

LONDRES (Reuters) - El cobre cayó el martes a un mínimo de 18 meses antes de recortar sus pérdidas, debido a que aumentaron los temores a una recesión luego de que el Congreso de Estados Unidos rechazó un plan para rescatar a los atribulados bancos.

Los legisladores estadounidenses rechazaron un plan de 700.000 millones de dólares para rescatar al sector financiero, en una votación que llevó a los mercados europeos a registrar pérdidas luego de que Wall Street sufriera su mayor caída desde el desplome de 1987.

En la Bolsa de Metales de Londres (LME por su sigla en inglés), el cobre para entrega en tres meses bajó a 6.170 dólares la tonelada, su nivel más bajo desde marzo del 2007, pero posteriormente recortaba sus pérdidas para operar a 6.360/6.370 dólares a las 0938 GMT, frente a los 6.440 dólares de la víspera.

El aluminio, por su parte, cayó a un mínimo de ocho meses y el níquel a su menor nivel desde abril del 2006.

"Las personas están viendo un persistente deterioro del panorama económico", dijo el analista Gayle Berry de Barclays Capital.

"Ya sea que el plan de rescate no fue acordado, ya sea que otra institución financiera haya tenido problemas, es simplemente una cosa tras otra y está socavando aún más la perspectiva (del mercado)", explicó.

Los metales industriales han estado tambaleándose desde que alcanzaron máximos históricos a mediados del año. El cobre ha perdido un 30 por ciento desde inicios de julio porque su retroceso se aceleró en los últimos días.

Como la crisis crediticia se ha propagado a Europa, los mercados de metales se preparan para una sombría segunda mitad hasta en China, en el mayor consumidor mundial.

"Creo que la gente espera que el consumo de metales se desacelere en la segunda mitad (...) y parte de esa preocupación es que también estamos observando una desaceleración en China", agregó Berry.

En el último año, a medida que se ha agudizado la crisis de crédito, la perspectiva alcista para las materias primas había permanecido intacta porque se esperaba que la demanda de países emergentes, principalmente de China, compensara la desaceleración en Estados Unidos y Europa.

Pero las importaciones chinas de cobre refinado cayeron un 0,02 por ciento en agosto, mientras que la demanda cuprífera creció un 4,8 por ciento en los primeros ocho meses del año, muy lejos del 36 por ciento registrado en el 2007.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?