| 10/30/2005 12:00:00 AM

Mesa laboral andina pedirá protección de derechos en TLC

Solicitarán protección a los derechos de los inmigrantes para que la posibilidad de prestar servicios en ese país, se convierta en una oportunidad real para los andinos.

Los negociadores de los países andinos que hacen parte de la mesa laboral que negocia el tratado de libre comercio (TLC) con E.U. le solicitarán a los negociadores estadounidenses establecer unas cláusulas de protección a los derechos de los inmigrantes, de modo que la posibilidad de prestar servicios en ese país, se convierta en una oportunidad real para los andinos.

La petición se hace ante la posibilidad de que las normas que rigen en ese país para los temas de inmigración puedan terminar afectando a los trabajadores originarios de las naciones andinas que son contratados para prestar un servicio en ese país, dentro de los espacios que para el tema podría abrir el TLC.

Los países andinos tuvieron sentados a la mesa a los coordinadores de las negociaciones agrícolas. La decisión es no abrir espacio para los productos que son altamente sensibles en los países andinos, entre los que figuran la carne, el arroz, la leche y el azúcar, los cuales pueden verse seriamente afectados por importaciones.

Con el encuentro de estas dos mesas, todo está listo para iniciar la que se ha considerado la ronda definitiva del TLC. Incluso se han venido desarrollando reuniones previas en Washington, en donde se ha tratado de avanzar al máximo en propiedad intelectual en aspectos como marcas.

Los temas de patentes que son más complejos solamente se abordarán desde el lunes cuando comience la nueva ronda de negociaciones que deberá terminar sólo hasta el 22 de noviembre y sobre la cual se encuentran fijadas todas las expectativas por ser considerado el último encuentro oficial de los negociadores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?