| 11/8/2007 12:00:00 AM

Merkel visitará a Bush en su hacienda de Texas

Ambos mandatarios llevan una relación cordial, pero ello no impedirá que Merkel presione cortésmente para que se busque una solución diplomática al problema.

Berlin.- La canciller alemana Angela Merkel se reunirá el fin de semana con el presidente estadounidense George W. Bush en la hacienda de éste en Texas, con una agenda en la que se destaca el problema nuclear de Irán.

Por su parte, se espera que Bush presione a su vez a Merkel para que le dé garantías de que Alemania está lista para respaldar sanciones más duras contra Teherán.

La ex científica de 53 años pasará el viernes y el sábado en Crawford, Texas, la primera visita de un gobernante alemán a la hacienda. Ese honor deja ver su posición como uno de los colegas europeos más cercanos a Bush, en contraste con el enfriamiento en las relaciones con Alemania después de que su predecesor Gerhard Schroeder se opuso clamorosamente a la guerra en Irak.

Su visita ocurre después de otra del presidente francés Nicolas Sarkozy, que goza de buenas relaciones con Washington, y que ha encabezado las solicitudes europeas para que se apliquen más sanciones a Teherán, una posición firme que pudiera representar más presión sobre Merkel.

Mientras tanto, la canciller podría hablar sobre los temores europeos de que Estados Unidos pueda contemplar eventualmente la aplicación de represalias militares, los cuales surgieron después de que Bush emitió recientemente una advertencia de que un Irán con poderío nuclear podría desembocar en la "Tercera Guerra Mundial".

"Quiero una solución diplomática y haré todo para lograrlo", dijo Merkel en una entrevista con el periódico Berliner Zeitung publicada el miércoles. "Estoy segura que encontraré que el presidente estadounidense tiene oídos abiertos para eso".

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?