| 1/18/2007 12:00:00 AM

Mercosur: ingreso de Bolivia y situación política

A los presidentes de los cinco países miembros de Mercosur --Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela-- se unen además a la cita cumbre las naciones asociadas como Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú, esta última representada a nivel por altos funcionarios.

Rio de Janeiro.- Bajo un inusual cielo gris y con policías y militares patrullando puntos de la ciudad, los presidentes de los países miembros del Mercosur debaten el jueves el ingreso de Bolivia y evalúan la situación política regional, expectante ante recientes anuncios del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Los mandatarios deberán dar su visto bueno a la creación de un grupo de trabajo que en 180 días decida qué pasos debe dar Bolivia para adherirse al Mercosur como miembro pleno.

En su discurso al abrir la sesión de trabajo de los cancilleres del bloque, previa al encuentro de los presidentes, el ministro de Brasil, Celso Amorim, dijo que a pesar de todos los problemas que hay en el grupo, la realidad es que el comercio entre los socios saltó de unos 4.000 a 5.000 millones de dólares anuales en 1991, cuando se fundó, a los actuales 25.000 millones de dólares por año.

El canciller salió al paso de temores sobre giros políticos en el bloque debido al carácter socialista anunciado por Chávez, para su país. "Es natural que aquellos que pueden ser llamados de 'Merco-escepticos' o 'Merco-críticos' se enfurezcan cada vez que pasa algo como el ingreso de Venezuela porque ven, se dan cuenta que el bloque se esta fortaleciendo", dijo Amorim.

El propio Chávez negó el jueves que tenga la intención de radicalizar o envenenar al proceso dentro del Mercosur. A su llegada a un hotel antes de la reunión cumbre, Chávez advirtió que no pretende politizar e ideologizar al bloque sureño. "Dicen --indicó Chávez-- que vengo a envenenarlo, que si Chávez viene a contaminarlo. No", dijo a los periodistas a las puertas del hotel.

"Lo que nos contaminó a muerte (fue) el neoliberalismo", dijo.

Sin embargo, igual insistió en que hay que "reformatear" al Mercosur.

"Venimos a seguir aprobando acuerdos, espacios, proyectos, para fortalecer la integración real de Sudamérica y contribuir con algo que consideramos absolutamente necesario: el 'reformateo' del Mercosur", añadió Chávez quien no ha dado detalles de cómo sería ese proceso de reformas que le gustaría ver dentro del bloque, al que Venezuela se adhirió en 2006.

Señaló que el grupo precisa de "cambios en su estructura, en sus objetivos, el acento social del Mercosur, el tratamiento justo a las desigualdades entre los países, las llamadas asimetrías". "Es necesario incrementar el comercio y la unidad política", aseguró. Los presidentes deberán también analizar el panorama político de la zona, donde algunos pudieron ser sorprendidos con los anuncios el 8 de enero de Chávez en torno a nacionalizar las telecomunicaciones y el del procesamiento de crudo pesado. Dos días después, lanzó su anuncio que Venezuela avanzaría en la implantación del "socialismo del siglo XXI" y que pediría reformar la constitución para permitir la reelección presidencial indefinida.

Los presidentes también deberán discutir las constantes quejas de los socios más pequeños del bloque, Paraguay y Uruguay, que sostienen que el Mercosur no les está dando los beneficios comerciales esperados.

Para atender esos reclamos, Brasil ha ofrecido eliminar unilateralmente el doble cobro que hace de la tarifa externa común, o que un producto de fuera del bloque pague el arancel al entrar al Uruguay, por ejemplo, pero también deba pagarlo al pasar de Uruguay a Brasil, una distorsión que data desde la misma fundación del bloque en 1991.

Pero algunos miembros no están de acuerdo con la oferta brasileña argumentando que primero se requiere modificar normas escritas internas. Y en caso de hacerse tal reforma se estaría "conspirando contra el objetivo central del Mercosur...que es el de mejorar la integración productiva de los socios", dijo a los periodistas Alfredo Chiaradía, subsecretario de relaciones económicas de la cancillería argentina.

"Todos ustedes conocen que la importación de insumos de extra zona (o fuera de Mercosur) esencialmente puede tener como origen algunas regiones del mundo muy competitivas (como China e India)...que nosotros no tenemos ninguna necesidad de andar facilitando", agregó Chiaradía.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?