| 8/3/2010 5:00:00 PM

Mercosur cierra fructífera cumbre y evita conflicto de Colombia con Venezuela

El Mercosur concluyó hoy en la ciudad argentina de San Juan la más fructífera de sus cumbres en materia integracionista, luego de esquivar coletazos del conflicto entre Colombia y Venezuela, país que aún espera entrar como socio pleno del bloque suramericano.

San Juan.- Después de seis años de negociaciones, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, los socios plenos del Mercosur, alcanzaron en esta cumbre un acuerdo definitivo sobre puntos clave del Código Aduanero común, además de acordar el libre comercio con Egipto.

Las partes resolvieron antiguas disputas sobre la distribución de la renta aduanera así como el doble cobro del arancel exterior común, con lo cual dieron un paso vital hacia la consolidación del bloque, el mayor de América Latina.

Además concedieron beneficios comerciales a Haití y fijaron las bases para la protección del acuífero Guaraní, una de las mayores reservas de agua dulce del mundo, que abarca a territorios de los cuatro países del bloque.

Fue un resultado "extraordinario", "fantástico", que "pone a todos muy contentos", dijeron varias veces tanto la mandataria argentina, Cristina Fernández, como su colega brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, que en San Juan recibió de la presidenta la posta del liderazgo semestral del Mercosur.

Da Silva, quien recordó que es el mandatario "más veterano" en estas cumbres, insistió en que la cita de San Juan "es la más importante" desde la de diciembre de 1994 en la ciudad brasileña de Ouro Preto, cuando se sentaron las bases del proceso hacia la unión aduanera.

Las deliberaciones de San Juan, a la que además asistieron los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y Chile, Sebastián Piñera, ha sido, también, "la más tranquila", apuntó en referencia a disputas de todo tipo que enmarcaron citas anteriores.

Durante la cumbre, el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, fue el único que aludió al conflicto colombo-venezolano al vaticinar que la solución "es cuestión de tiempo".

En ausencia del líder venezolano, Hugo Chávez, quien justificó el "plantón" por una gripe, otros mandatarios optaron por hacer alusiones genéricas sobre la necesidad de superar controversias y preservar la paz.

Finalmente, los estados miembros y asociados aprobaron una declaración en la que recomiendan al presidente temporal de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, el ecuatoriano Rafael Correa, y al secretario general, Néstor Kirchner, que convoquen a la mayor brevedad una reunión extraordinaria de presidentes del organismo para seguir tratando el tema.

Durante su intervención ante la Cumbre, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, confió en que la solución del conflicto con Colombia llegará en los "próximos días".

Kirchner, que hoy mantuvo una actitud discreta y evito hacer comentarios públicos, estima que la salida a la crisis empezará a perfilarse tras la toma de posesión como presidente de Colombia de Juan Manuel Santos en sustitución de Álvaro Uribe, el 7 de agosto, según portavoces del dirigente consultados por Efe.

Las mismas fuentes recordaron que Kirchner se entrevistará en estos días con Santos en Bogotá y Chávez en Caracas.

En los corrillos diplomáticos resultó evidente que los miembros del Mercosur evitaron a toda costa que el conflicto empañara los resultados de la Cumbre de San Juan, 1.200 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

Argentina y Brasil aprovecharon la ocasión para ratificar su decisión "soberana" de profundizar sus lazos en la cooperación en tecnología nuclear, campo en el que ambos países son los más desarrollados de América Latina.

"Es una decisión clara y concreta (de los dos países) para el desarrollo nuclear en un único y mismo sentido", destacó Fernández, quien coincidió con Da Silva en desmarcar este asunto de las disímiles relaciones que sus respectivos países tienen con Irán.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?