| 12/20/2010 1:15:00 PM

Mercados emergentes enfrentan riesgo de burbuja

Los mercados emergentes serán nuevamente la niña bonita en el 2011 y seguirán recibiendo fuertes flujos de inversiones, lo que genera dudas sobre cuánto dinero pueden absorber sin que se produzca una burbuja sobre sus activos.

Londres.- En un reciente foro de Reuters, la mayoría de los administradores de fondos eligieron a los mercados emergentes como una de las principales apuestas para el 2011, citando retornos de dos dígitos porcentuales, apuntalados por un aumento de los ingresos y un rápido crecimiento económico.

Los flujos hacia las acciones de mercados emergentes alcanzarían los US$186.000 millones este año y, aunque caerían a US$143.000 millones en el 2011 según el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla original), ese nivel implica más del doble de los US$62.000 millones anuales de promedio entre el 2005 y el 2009.

Así, algunos se empiezan a preguntar si los inversores no estarán dejándose llevar. Es que los desenfrenados flujos de dinero arriesgan con inflar las valoraciones del sector hacia niveles exagerados y podrían estar basados en expectativas poco realistas de retornos de largo plazo.

"El mayor riesgo de una burbuja es la expectativa del inversor en los mercados emergentes, hay una euforia muy grande", dijo Mark Donovan, presidente ejecutivo de Robeco Investment Management.

"Siempre me preocupan estos movimientos en masa hacia ciertas clases de activos, que generalmente no son tan oportunos", agregó.

Donovan no cuestiona la historia de crecimiento subyacente de los mercados emergentes. Pero él y algunos otros consideran que los nuevos inversores podrían estar ignorando problemas potenciales, dentro y fuera del sector.

Los mercados emergentes han sido un punto muy apreciado estos dos últimos años dado que la liquidez generada por los bancos centrales de Occidente ha apuntalada al mercado, con retornos de dos dígitos porcentuales.

La liquidez excesiva, no obstante, está provocando inflación en las economías en desarrollo, lo que potencialmente llevaría a un recalentamiento. Los mayores rendimientos en los bonos del Tesoro estadounidense también podrían volverse un viento en contra.

"Mi escenario central es que en el 2011 los mercados emergentes estarán bien. Considerando el lugar en el que están las valoraciones, de todas maneras se obtendrá un retorno absolutamente positivo", dijo John-Paul Smith, estratega jefe de mercados emergentes de Deutsche Bank en Londres.

"Pero algunas de las previsiones de enormes retornos probablemente son demasiado altas (...) Me preocupa que si la gente se vuelve demasiado optimista podríamos ver el desarrollo de una situación tipo burbuja. Cuando la burbuja estalla, tiene horribles repercusiones para la economía real", agregó.

Los mercados emergentes... todavía están emergiendo

Una de las preocupaciones, según Smith, es que las inversiones alienten cierta desmesura en las políticas económicas de los mercados emergentes, lo que restaría presión a las reformas que algunos países necesitan.

Algunos pesimistas hacen notar que los grandes flujos de capital a menudo preceden crisis.

Eso podría ser especialmente cierto en el caso de mercados emergentes que siguen siendo activos relativamente pequeños y poco líquidos: la capitalización de mercado del índice de mercados emergentes MSCI -que incluye a 37 países- es menos de un tercio del índice estadounidense S&P 500.

Eso significa que el fuerte ingreso de dinero puede inflar rápidamente los precios de los activos a niveles insostenibles, con el riesgo de que se repitan los ciclos de auge y crisis que han caracterizado a los mercados emergentes.

RBC estima que un redireccionamiento de un 1% de las tenencias de acciones y deuda global destinaría US$500.000 millones a los mercados emergentes, más de un 10 por ciento de la capitalización de mercados emergentes del MSCI.

Hay indicios preocupantes. Muchos inversores dicen que en vez de incrementar sus posiciones abiertamente largas en los mercados emergentes, prefieren apostar a multinacionales como Unilever con exposición a esos mercados.

"La gente mira a los mercados emergentes como si fueran un pastel y dice 'quiero una tajada', sin mirar los ingredientes de ese pastel. Por lo que algunos países que no son iguales están siendo arrastrados junto con los que sí se lo merecen", dijo Michael Power, estratega global de Investec Asset Management.

"Cuando las burbujas estallan, hay consecuencias y los mercados emergentes meritorios serán considerados culpables por asociación", agregó.

REUTERS

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?