| 2/19/2013 8:37:00 AM

Mercado laboral "enferma" a los alemanes

La buena salud del mercado laboral alemán "enferma" a sus ciudadanos, en parte porque los récords de ocupación esconden trabajo precario y empleados sometidos a turnos extremos.

Berlín - Alemania registró en el último trimestre de 2012 una nueva cuota histórica de ocupación, con 41,9 millones de ciudadanos -de los 82 millones de habitantes- cotizando en la seguridad social, según cifras difundidas hoy por la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

La primera economía europea cerró 2012 con la tasa de desempleo más baja en 20 años -6,8%-, una situación envidiable en medio de la crisis de la zona euro, que tampoco ha empañado el repunte de enero -300.000 desempleados más-, considerado propio del invierno alemán.

Otras cifras menos positivas, asimismo recientes, apuntan a que cerca de 3 millones de personas con trabajo en Alemania perciben sueldos tan bajos que están amenazadas con caer en la pobreza y la marginalidad.

Entre siete y nueve millones de ciudadanos trabajan en régimen de mini-empleos -a tiempo parcial o hasta 40 horas mensuales-, de forma que no son desempleados pero su cotización al seguro de jubilación es mínimo, por lo que en el futuro percibirán pensiones mínimas.

A esas situaciones, reveladas por un estudio de la Fundación Bertelsmann, se sumaron ahora cifras igualmente alarmantes, difundidas por el diario "Süddeutsche Zeitung" y que reflejan los daños colaterales de la "flexibilización" del mercado laboral.

Cada vez son más los ciudadanos con jornada laboral completa que trabajan en turnos extremos, sean de fin de semana o nocturnos, que extienden su jornada laboral con horas extras no remuneradas o que sufren los efectos de la permanente libre disponibilidad "de facto".

Consecuencia de ello es el creciente cómputo de bajas por agotamiento físico, según datos revelados hoy por el informativo de la televisión pública ZDF: de los 33,6 millones de días de baja de 2001 se pasó a 55,5 millones en 2010.

Este aumento discurrió en paralelo al del número de empleados que trabajan regularmente en fin de semana o en turnos nocturnos.

Más de una cuarta parte de los empleados en Alemania -un 25,3%- trabaja en fin de semana, según la estadística facilitada por el Ministerio de Trabajo, a petición del opositor partido La Izquierda.

El porcentaje ha ido en aumento desde 2001, entonces un 20,6 %-, como lo ha hecho el de las personas que trabajan de forma regular o ocasionalmente en turnos nocturnos -actualmente un 10 %.-.

La ministra de Trabajo, Ursula von der Leyen, en unas declaraciones a ese canal público, atribuía la evolución a una "adaptación" a la realidad actual y a los imperativos crecientes del sector servicios.

Durante décadas Alemania fue una especie de excepción entre las grandes potencias, con horarios comerciales draconianos: los comercios cerraban a las 18.00 horas entre semana o a las 12.00 horas en sábado, con prohibición estricta de apertura el domingo.

Estas leyes se empezaron a suavizar durante el gobierno socialdemócrata-verde de Gerhard Schröder (1998-2005), quien en su segunda legislatura implantó una reforma estructural que flexibilizó el mercado laboral.

Las condiciones de trabajo se han endurecido y ha crecido asimismo hasta dos millones el cómputo de empleados -un tercio más que en 2001- que prolongan su jornada más allá de las 48 horas semanales, de forma regular y no remunerada.

Los sectores más afectados por esta prolongación "de facto" de su jornada laboral son docentes, ingenieros y consultores, de acuerdo a las cifras del ministerio.

El departamento de Trabajo asume asimismo que esta evolución lleva implícito un incremento del estrés laboral y de las secuelas físicas, en forma de simple agotamiento físico, o psíquicas, en forma de "síndrome de 'burn-out' o de desgaste profesional".

La ministra Ursula von der Leyen recomendaba, desde la televisión pública, "tomarse las pausas prescriptivas" y "desconectar" una vez culminada la jornada laboral, en lugar de someterse al "pseudo-imperativo" de la permanente disponibilidad. 

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?