| 1/14/2011 10:00:00 AM

Materias primas,golpeadas por inundaciones Australia

Un ciclón tropical forzó el viernes el cierre de cinco minas en Nueva Caledonia que producen un 4% del níquel mundial, mientras que las inundaciones en Australia interrumpieron la exportación de millones de toneladas de carbón y aluminio.

Sidney - Las graves condiciones climáticas están incrementando el costo de los productos, lo que podría alimentar la inflación en el corazón industrial de Asia, que depende de las materias primas para fabricar acero, generar energía y para la producción de tido tipo de materiales, desde sanitarios hasta aviones.

El precio del carbón para producir acero ha trepado un 35 por ciento desde las inundaciones causadas por lluvias justo antes de la Navidad, que anegaron a casi 50 minas en el estado de Queensland.

El níquel que cotiza en la Bolsa de Metales de Londres ha escalado un 8 por ciento desde el lunes, hasta un máximo de ocho meses de 25.999 dólares el jueves.

Nueva Caledonia, en el medio entre Tahití y Australia y hogar de una cuarta parte de las reservas mundiales de níquel conocidas, estaba en alerta el viernes debido al ciclón tropical Vania, que se espera que llegue a la parte oriental de la isla en algún momento el sábado, con vientos de hasta 140 kilómetros por hora.

El níquel ha sido el sustento de la economía de la isla desde hace más de un siglo.

El mayor empleador de la isla, Societe Le Nickel (SLN), ha suspendido la extracción de níquel en sus cinco emplazamientos antes de la tormenta, dijo a Reuters por teléfono una portavoz en la capital, Noumea.

La fundición Doniambo de SLN, de 55.000 toneladas por año, en Noumea, estaba tomando medidas de precaución sin dejar de operar. SLN es una filial de la francesa Eramet.

La mayor parte del níquel producido en SLN es usado para fabricar acero inoxidable en Japón.

El grupo minero anglo-suizo Xstrata dijo que también estaba tomando medidas para proteger a los empleados y asegurar las obras de construcción de su proyecto de níquel Koniambo en la isla por 3.850 millones de dólares.

CARBON AFECTADO

En Australia, el analista Scott Haslem de UBS, con sede en Sidney, pronosticó que las inundaciones afectarían hasta el 1 por ciento del crecimiento económico del cuarto trimestre de 2010 y del primer trimestre de 2011, debido a la caída de las exportaciones de carbón y la pérdida de actividad.

Sin embargo, un retorno a la normalidad podría llevar más tiempo.

Australia representa alrededor de dos tercios del comercio mundial de carbón de coque y Queensland produce aproximadamente el 90 por ciento de la cuota australiana.

Las inundaciones podrían sacar 14 millones de toneladas de los mercados mundiales, o un 5 por ciento de las exportaciones globales de carbón de coque este año, según estimados del Commonwealth Bank of Australia.

"El esfuerzo en el que nos estamos concentrando hoy (viernes) es la respuesta de emergencia", explicó a la televisión australiana la primera ministra del estado de Queensland, Anna Bligh, luego de describir a Brisbane como una zona de guerra.

En una señal de que la industria podría empezar a regresar a la normalidad, el puerto de Gladstone, un punto importante de salida para millones de toneladas de carbón, dijo que comenzaría a cargar algunos envíos desde el sábado ya que las líneas de ferrocarril reabrirían y empezarían a reponer existencias en niveles peligrosamente bajas.

Pero las inundaciones en las terminales de exportación continuaban funcionando en niveles mínimos y varios corredores ferroviarios vitales estaban dañados o bajo el agua.

Rio Tinto declaró fuerza mayor el jueves después de detener los envíos de níquel desde su fundición costera, lo que destaca los problemas de transporte que siguen enfrentando las zonas afectadas.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?