| 12/17/2011 9:02:00 AM

Más presión sobre el presidente alemán con nuevos datos de su crédito de 2008

La presión sobre el presidente alemán, Christian Wulff, ha aumentado tras conocerse nuevos detalles sobre un crédito que recibió, cuando era primer ministro del estado federado de Baja Sajonia, de la esposa del empresario Egon Geerkens.



Entre tanto, Wulff ha "lamentado" no haber informado en su momento al Parlamento regional de ese crédito, cuando se le preguntó si había tenido relaciones de negocios con Geerkens.

Sin embargo, el presidente tácitamente mantiene su versión de no haber mentido a la Cámara puesto que el crédito no lo habría recibido de Egon sino de Edith Geerkens.

Esto último, por lo demás, había sido generalmente aceptado hasta ahora y muchos críticos decían que Wulff no había mentido pero que sí había ocultado parte de la verdad.

Ahora Egon Geerkens ha dado a conocer, a través de declaraciones que publica la revista alemana "Der Spiegel" en su edición de la próxima semana, detalles sobre el crédito que aumentan los problemas del presidente.

Geerkens admite que él, personalmente, pactó con Wulff las condiciones del crédito de 500.000 euros, mejores que las que en ese momento eran habituales en los préstamos bancarios.

Además, el empresario señala que dado que tanto él como Wullf eran figuras bastante conocidas se había preferido buscar una fórmula en la que no se pudiera detectar que había habido una transferencia de dinero muy alta entre él y el entonces primer ministro.

El dinero salió de una cuenta de su mujer, sobre la que él tenía un poder, y llegó a Wulff en forma de un cheque anómimo del Bundesbank.

La nueva versión dada por Geerkens ha sido interpretada como si en realidad Wullf hubiera recibido el crédito de él, pese a que formalmente el dinero saliera de una cuenta de Edith Geerkens, con lo que la acusación de que el presidente mintió al Parlamento cobra otra vez sentido.

Además, varios juristas lo acusan de haber violado disposiciones legales al haber recibido un crédito en condiciones especialmente favorables cuando era jefe del gobierno regional de Baja Sajonia.

"Christian Wulff, según mi convicción, violó la ley ministerial de Baja Sajonia. Ya no se trata de si Wulff informó de manera completa al Parlamento, la ley le prohibía recibir créditos con intereses rebajados", dijo el constitucionalista Herbert von Arnim en declaraciones que publica hoy el diario "Die Welt".

En el momento en que Wulff recibió el crédito, 2008, los intereses habituales para un crédito de cinco años eran del 5,43 % anual. Wulff sólo tuvo que pagar intereses del 4,0 % y además no se le exigieron garantías.

Arnim considera además que Geerkens se vio favorecido por Wulff puesto que fue incluído en las delegaciones de empresarios en viajes al exterior, aunque los criterios objetivos no de cumplían. Geerkens no vivía en Baja Sajonia sino en Suiza.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?