| 6/19/2011 3:20:00 PM

Más de 300 "indignados" exigen una renovación de la democracia en Portugal

Las ciudades portuguesas de Lisboa y Oporto se sumaron a la protesta convocada hoy en distintos países por el movimiento "Democracia Real Ya" y reunieron a más de 300 personas para pedir cambios en el sistema político actual.

La iniciativa, nacida en España, fue secundada por los organizadores de las acampadas de "indignados" de ambas ciudades, que se manifestaron en la calle para hacer público su rechazo al llamado "Pacto del euro".

Este acuerdo, que será próximamente aprobado por Bruselas, tiene por objetivo mejorar la competitividad de la eurozona a través de una serie de normas a cumplir por todos los países miembros, como aumentar la edad de jubilación y vincular el sueldo a la productividad, y que en opinión de los manifestantes se traducirán en recortes sociales y perjucios para los trabajadores.

En la capital lusa, más de 200 personas, mayoritariamente jóvenes, se reunieron a partir de las cuatro de la tarde en la céntrica Avenida Liberdade para realizar un corto recorrido hasta la plaza del Rossío, donde aún resiste una tienda de campaña como símbolo de su protesta justo un mes después de que ésta comenzara.

"Grecia, España, Irlanda y Portugal, nuestra lucha es internacional" fue una de las consignas más coreadas por los participantes, que también entonaron el "Que no, que no, que no nos representan" oído hoy en diferentes puntos de la geografía española.

Uno de los principales objetivos de sus críticas fue el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el rescate financiero al que recurrió Portugal el pasado mes de abril, por el que el Gobierno luso se comprometió a ampliar su programa de ajustes y reformas económicas.

"El FMI administra ahora el programa político de Portugal, y el resultado de este tipo de políticas se puede ver en Grecia o Argentina, muy diferente al de otros países que optaron por otras soluciones, como Islandia o Ecuador", explicó a Efe Renato, miembro de la organización de estas protestas.

La manifestación de hoy en Portugal, sin embargo, no logró parecerse a la del pasado 12 de marzo, convocada por la llamada "Generación en apuros" y que consiguió reunir a decenas de miles personas en varias ciudades.

En opinión de Renato, la falta de "activismo" en el país luso y la celebración reciente de elecciones explican esta falta de seguimiento, sumado a la propaganda contraria al movimiento y a favor de los postulados del FMI.

Otra manifestación, aunque más minoritaria, se celebró prácticamente a la misma hora en Oporto, donde jóvenes "indignados" hicieron un recorrido por las dos márgenes del río Duero para denunciar el "Pacto del euro" y pedir "democracia real ya".

 

(EFE)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?