| 1/24/2011 7:00:00 PM

Más de 25.000 personas han dejado sus casas por las lluvias en Río de Janeiro

Más de 25.000 personas han tenido que abandonar sus hogares en la región serrana del estado de Río de Janeiro a causa de las fuertes lluvias que azotan la zona desde hace trece días y que han causado más de 800 muertes, informó hoy una fuente oficial.

Rio de Janeiro - De acuerdo con el último boletín de la Defensa Civil fluminense, un total de 12.293 personas han perdido sus casas a causa de los deslizamientos de tierras y las inundaciones.

Mientras, otros 12.821 residentes en los municipios afectados por el temporal se han visto forzados a refugiarse provisionalmente en centros de acogida o en las viviendas de familiares debido a que sus domicilios están en zonas afectadas por el temporal o se encuentran en áreas de riesgo.

Hasta el momento los equipos de rescate han recuperado los cadáveres de 814 personas.

Además 513 personas permanecen desaparecidas, de acuerdo con la información difundida por el Ministerio Público y elaborada a partir de las denuncias de los familiares de las víctimas.

En la localidad de Nueva Friburgo, uno de los epicentros de la tragedia, la cifra de víctimas mortales asciende a 394, mientras que en el municipio vecino de Teresópolis se han registrado 327 fallecidos, de acuerdo con cifras de la Defensa Civil, recogidas por la estatal Agencia Brasil.

El resto de muertos se localizaron en las ciudades de Petrópolis, Sumidouro, Sao José do Vale do Río Preto y Bom Jardim, todas ellas enclavadas en la serranía fluminense.

En Nueva Friburgo, las autoridades han restablecido los servicios de asistencia sanitaria por lo que el hospital de campaña instalado hace once días por el cuerpo de bomberos ha sido desmantelado, según un comunicado oficial.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?