| 1/21/2011 7:45:00 AM

Más de 16 incendios consumen cerca de 500 hectáreas de vegetación

Un total de 16 incendios forestales se han registrado en los primeros 20 días de este año en Colombia, los que han consumido 497 hectáreas de vegetación nativa en cinco departamentos del país andino, informó hoy la Dirección de Gestión y Riegos, dependencia del Ministerio del Interior y de Justicia.

Bogotá - -Las conflagraciones más grandes se registraron en Labranza Grande, en el departamento de Boyacá (centro), en donde las llamas destruyeron 300 hectáreas de vegetación nativa; y en Orocué, Casanare (centro), en donde el fuego redujo a cenizas 137 hectáreas de cultivos de caucho y vegetación nativa.

Las llamas también se han hecho presentes en Cundinamarca, Caquetá y Meta (centro), en donde el fuego no ha consumido grandes extensiones, pero es el anuncio de lo que se avecina por la época de calor que sigue a la temporada de lluvias.

La Dirección de Gestión y Riesgos recordó a la población que no se deben arrojar cigarrillos encendidos en rutas y caminos, no fumar en bosques y acampar en lugares autorizados, cuidando de no encender fogatas o apagarlas bien cuando se deje el sitio.

Los incendios forestales se generan principalmente por descuidos de lugareños o caminantes que no observan las normas para evitar que esto suceda, sobre todo en épocas de sol, como la que se comienza a vivir en el país luego de una dura temporada invernal.

Precisamente, el año pasado las precipitaciones fueron las causantes de 312 muertos, 2,23 millones de damnificados, anegaron 1,32 millones de hectáreas de uso agropecuario y han dañado decenas de carreteras y puentes, entre otras infraestructuras públicas.

El Gobierno colombiano, que declaró el país en emergencia, calcula que las lluvias han dejado pérdidas por diez billones de pesos (unos 5.277,54 millones de dólares).

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?