| 4/29/2009 12:00:00 AM

Más de 100 firmas EEUU postulan cambiar el manejo de los activos tóxicos

(WASHINGTON) Más de 100 gerentes de activos presentaron propuestas para formar fondos de inversión público-privados destinados a comprar títulos tóxicos de los bancos estadounidenses, dijo el Tesoro el miércoles.

El Tesoro dijo en un comunicado que una variedad de instituciones postularon para la fecha final del 24 de abril, incluyendo a gerentes de ingresos fijos tradicionales, de bienes inmuebles y de activos alternativos.

"Estamos complacidos de ver, entre las solicitudes que estamos evaluando actualmente, un número de propuestas creativas para conformar sociedades", dijo el Tesoro.

El 15 de mayo, el Tesoro pretende informar a al menos cinco postulantes sobre su situación preliminar ante el programa, permitiéndoles buscar al menos US$500 millones de  en capital privado que deberán ser igualados con fondos de contribuyentes.

El programa de inversión público-privado fue lanzado para ayudar a remover los llamados activos tóxicos que atascan actualmente el sistema bancario estadounidense, limitando el préstamo e impidiendo la recuperación de la economía del país.

Hasta US$100.000 millones en dinero de contribuyentes reservados para este propósito en el Programa para Alivio de Activos con Problemas (TARP, por sus siglas en inglés) serán usados para generar hasta US$500.000 millones en compra de activos tóxicos por medio del uso del apalancamiento, y el programa podría ampliarse a US$1 billón en el tiempo.

La idea es que el dinero privado, respaldado por capital público y apalancado a través de financiamiento adicional de la Reserva Federal y de la Corporación Federal de Seguros de los Depósitos, será la mejor opción para establecer un precio para estos activos que sea justo para los contribuyentes sin infringir más pérdidas a los bancos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?