| 1/31/2011 3:00:00 PM

Manufactura México bajará velocidad en 2011 por EU

La economía de México crecerá en el 2011 por segundo año consecutivo, pero su clave industria manufacturera ligada a Estados Unidos bajaría la cadencia e incluso vería un descenso de la inversión en ciertos sectores, a diferencia del sorprendente ritmo exportador del año pasado.

México - Las manufacturas, que virtualmente sostienen a la industria local, experimentaron en el 2010 un vistoso rebote exportador gracias a que su mayor socio, Estados Unidos, recurrió nuevamente a artículos que había dejado de solicitar, tras caer el año previo en su peor recesión desde la Gran Depresión.

Pero una vez superada la fase de recuperación, hacia el 2011 el ritmo industrial mexicano ajustará sus tasas de crecimiento, debajo de los niveles de expansión del 50 por ciento que observaron, por ejemplo, la producción y la exportación automotriz durante el 2010.

"No se pueden esperar las mismas tasas de crecimiento para el 2011", dijo Albrecht Ysenburg, analista de la industria automotriz de la consultora KPMG en México.

"La cuestión es si esto representa un crecimiento sostenible y la respuesta depende en gran medida del desempeño de la economía de Estados Unidos", agregó.

El sector automotor mexicano es la estrella de la industria local, aportando alrededor de un 26 por ciento del total de las exportaciones manufactureras, que en 2010 sumaron un récord de 245,745 millones de dólares, un 30 por ciento más que en 2009.

México exporta a Estados Unidos cerca del 70 por ciento de la producción de autos que sale de las plantas en el país de empresas como Ford, Chrysler, General Motors, Nissan y Volkswagen, entre otras.

Pero dado el persistente alto desempleo y el débil consumo en Estados Unidos, participantes del sector automotor aún ven con mucho pesimismo la marcha del negocio en el 2011 y hay quienes auguran una caída.

"Según nuestros datos, para este año la producción automotriz pudiera registrar una baja del 4 por ciento", dijo Agustín Ríos, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), que nutre de accesorios a empresas en México y Estados Unidos. "El 2011 no se presenta del todo favorable", agregó.

De hecho, la INA proyecta que sus agremiados invertirán unos 400 millones de dólares en el 2011, menos de la mitad de los 830 millones de dólares del año pasado.

CRECIMIENTO REAL, NO INERCIAL

Además de la manufactura de autos, México también produce televisores de plasma, termómetros, blackberrys, vestidos y alimentos procesados que, dada su privilegiada vecindad, van en mayoría a Estados Unidos.

México es el tercer mayor socio de Estados Unidos en materia de las importaciones que hace su vecino, con una participación del 12.1 por ciento, detrás del 20.8 por ciento que tiene China y del 13.5 por ciento de Canadá.

Salomón Presburger, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de México, duda que el 2011 sea igual de bueno que el año pasado, dado que las empresas también se enfrentan este año a una apreciación de la moneda y a los volátiles precios de las materias primas.

"Eso nos va a estar afectando en algún momento, hacia arriba o hacia abajo", dijo Presburger en conversación con Reuters. "Vestido, textil, calzado y manufacturas vienen con más fuerza (...) pero hay que tomar en cuenta que muchos de los regresos del año pasado son inerciales y con un punto de comparación bajo", agregó.

La actividad industrial mexicana se desplomó un 7.4 por ciento en el 2009, cuando la economía en su conjunto cayó un 6.1 por ciento, su peor caída desde la desastrosa crisis del Tequila de mediados de la década de 1990. En noviembre pasado se expandió un 5.3 por ciento interanual.

Por su parte, las manufacturas tropezaron un 10 por ciento en el 2009 y el banco Banamex prevé una expansión del sector del 5.3 por ciento este año, cuando el Gobierno proyecta un crecimiento económico del 4 por ciento.

"Las manufacturas alcanzaron el año pasado una tasa del 30 por ciento que ya no la van a volver a ver, hubo sectores que duplicaron sus exportaciones pero esto ya no lo vamos a ver ahora", dijo Arturo Vieyra, economista de Banamex.

"También hay que estar muy atentos a los costos de producción y a la capacidad de las empresas para absorberlos", agregó.

Ni el presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación, Luis Aguirre, ni el de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, Marcos Cherem, se aventuraron a ofrecer pronósticos hacia el 2011.

El Gobierno mexicano también anticipa una baja en el ritmo de exportador, y para el 2011 espera que el consumo interno asuma de lleno su papel como motor de la economía, con su aporte de 60 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB).

"Es una realidad, México es un país muy abierto al comercio", dijo a finales de diciembre el secretario mexicano de Hacienda, Ernesto Cordero. "Es un país moderno y claramente dependemos de lo que suceda en el resto del mundo", afirmó.

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?