| 10/12/2010 5:20:00 PM

Mantega delinea retos financieros del próximo gobierno de Brasil

El próximo gobierno de Brasil deberá aprobar una reforma tributaria y tendrá entre sus principales retos mantener el ritmo de inversión en infraestructura, incrementar los créditos a largo plazo y equilibrar el déficit de la cuenta corriente, señaló el martes el ministro de Hacienda brasileño.

Nueva York.- Guido Mantega dijo que el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva trabajó duro por la aprobación de una reforma a los impuestos sobre nóminas, para que el país sea más competitivo en los mercados internacionales al empezar a reducir el pago a la seguridad social que hacen los empleadores, el cual es "muy alto" en comparación con otros países.

Pero "al final del 2010 pensamos que el Congreso ya estaba entrando en el ciclo electoral y podía haber distorsiones y no aprobar lo que queríamos aprobar", dijo Mantega en un presentación organizada por el Consejo de las Americas y la Cámara de Comercio Brasileña-Estadounidense, en la que se dirigió al público en portugués con un traductor en inglés.

"El próximo gobierno tendrá las condiciones para avanzar la reforma", aseguró Mantega.

A principios de octubre Brasil sostuvo la primera ronda electoral. La candidata del gobernante Partido de los Trabajadores, Dilma Rousseff, se colocó a la cabeza con 46,9% de los votos frente a 32,6% del opositor José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña. El segundo ciclo se celebrará el 31 de octubre.

Durante una conferencia en la que resaltó los avances económicos de Brasil, Mantega dijo asimismo que entre "20 días y un mes" anunciarán nuevas medidas para estimular los créditos a largo plazo, que incluirán el fomento de la participación de instituciones financieras privadas.

Con respecto a las medidas que toma Brasil ante una creciente apreciación del real, el ministro de Hacienda dijo que su país está esperando para evaluar el efecto del incremento de 2 a 4% del Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF) que recayó sobre ciertos capitales extranjeros.

"No sabemos si es el resultado de una pérdida de valor del dólar o un ingreso de capital extranjero", dijo respecto a la actual apreciación de la moneda brasileña. "No sabemos si no hubiésemos tomado esa medida cuánto hubiese ganado el real. Tenemos que esperar".

El ministro explicó que decidieron aumentar el IOF sobre el flujo de capitales extranjeros en los mercados de renta fija y fondos de inversión porque fue allí donde notaron "un mayor movimiento de inversión", al tiempo que detectaron que había nuevos inversionistas preparándose para entrar en esos mercados.

Mantega, quien la semana pasada asistió a las reuniones del Fondo Monetario Internacional, insistió en que los países del G-20, que reúne a economías desarrolladas y emergentes, deben intentar alcanzar un acuerdo sobre el cambio de divisas en su próxima cumbre, que se realizará en Seúl en noviembre.

"No debemos permitir una guerra monetaria y la guerra comercial que resulta de eso", señaló el funcionario, quien dijo que los países tienen que coordinar, tomar acciones concertadas en el área de la tasa de cambio de las divisas, porque de lo contrario cada país defenderá sus propios intereses y "perjudicaremos el libre comercio en todo el mundo".

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?