| 4/25/2011 8:00:00 AM

Manifestantes exigen en Alemania un "apagón nuclear" inmediato

Varios miles de alemanes exigieron hoy en decenas de manifestaciones por todo el país el abandono inmediato de la energía nuclear durante las tradicionales protestas de Pascua, en las que se recordaron las catástrofes de Fukushima y Chernóbil.

Berlín - Las concentraciones, plagadas de símbolos antinucleares y de pancartas que urgían al Gobierno a "apagar" las centrales atómicas del país, tuvieron lugar en la docena de localidades con instalaciones nucleares y en varias grandes ciudades alemanas.

Más de 10.000 personas, según cálculos de la policía, marcharon frente a las central de Grohnde, en el estado de Baja Sajonia (noroeste del país), acompañados por más de un centenar de vehículos y un convoy de tractores.

Junto a la central de Grafenrheinfeld (sur), varios miles de personas recordaron la tragedia de Chernóbil (Ucrania), de la que mañana se conmemora su vigésimo quinto aniversario.

Hoy es la cuarta jornada consecutiva de las tradicionales marchas pacifistas de Pascua en Alemania, centradas en esta edición en el "apagón nuclear" y en las guerras en Afganistán, Irak y Libia.

La catástrofe de Fukushima (Japón), unida al próximo aniversario de la de Chernóbil, lograron que las llamadas al abandono de la energía atómica dominaran por encima del resto de consignas pacifistas.

Las marchas pacifistas de Pascua en Alemania tienen unos 50 años de historia y, pese a que llegaron a ser multitudinarias en las décadas los años 70 y 80 en la mitad occidental, tras la Guerra Fría perdieron capacidad de convocatoria.

El Ejecutivo de la canciller Angela Merkel dio marcha atrás, pocos días después del accidente de Fukushima, a su plan para prolongar el periodo de vida de los 17 reactores alemanes.

Además de ordenar la desconexión inmediata de las siete plantas más antiguas, el gobierno dictó entonces una moratoria de tres meses para trazar la hoja de ruta del abandono de esta fuente de energía.

El gobierno socialdemócrata-verde de Gerhard Schröder, antecesor del de Merkel, pactó en 2000 con la industria un abandono gradual de la energía atómica, de manera que el último reactor debía cerrar en 2022.

Este calendario fue respetado en la primera legislatura de Merkel, en coalición con los socialdemócratas, pero no tras su reelección y formación del nuevo gobierno con los liberales.

Hace unos meses, la coalición de centroderecha de Merkel aprobó prolongar una media de 12 años el periodo de actividad de los reactores, ley ahora revocada bajo el impacto de la catástrofe japonesa.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?