| 1/28/2011 11:00:00 AM

Mandela, con 92 años, sale de hospital sudafricano

El ex presidente sudafricano Nelson Mandela fue dado el viernes de alta en un hospital tras sufrir una aguda infección en las vías respiratorias, y las autoridades dijeron que el político de 92 años bromeaba con su esposa y enfermeras, encarando la vejez "con la mayor donosura".

Johannesburgo — El secretario de Salud Vejaynand Ramlakan dijo a los reporteros que el político será cuidado ahora en su casa tras pasar 48 horas en el Hospital Milpark de Johannesburgo.

"Nos alegramos mucho esta tarde al saber que ha sido dado de alta", dijo a los reporteros su nieto Mandla Mandela en una conferencia de prensa ofrecida en el hospital y en la que estuvo acompañado por el vicepresidente Kgalema Motlanthe. Poco después, un convoy de vehículos de seguridad y una ambulancia militar en la que viajaba Mandela abandonaron el hospital, llegando en pocos minutos a su casa.

Los partes difundidos desde que Mandela fue llevado el miércoles por la tarde al hospital fomentaron los temores de que su vida corriera peligro. Los periodistas han acampado frente al hospital y su casa de Johannesburgo. Las autoridades dijeron el viernes que la oficina de Mandela ha recibido más de 10.000 mensajes de apoyo y buenos deseos, entre ellos del presidente estadounidense Barack Obama.

Motlanthe, presidente en funciones mientras el mandatario Jacob Zuma se encuentra en el balneario alpino de Davos asistiendo al Foro Económico Mundial, dijo que las comunicaciones deberían haber sido mejores.

"Madiba ha recibido análisis similares y nunca cundió un pánico similar entre el público como ahora", dijo Motlanthe, al explicar por qué las autoridades no estuvieron preparadas, al referirse a Mandela por el nombre de su clan.

Ramlakan dijo que Mandela se encuentra estable y no fue conectado a un pulmotor.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?