| 9/30/2009 12:00:00 AM

Magistrados colombianos se reunirán con Clinton en EE.UU.

Una comisión de la Corte Suprema de Justicia colombiana viajará el viernes a Estados Unidos para reunirse con la secretaria de Estado Hillary Clinton y otros funcionarios, para tratar temas de cooperación judicial y extradiciones.

Bogotá  — Augusto Ibáñez, presidente del alto tribunal, confirmó el viaje en diálogo telefónico, pero se abstuvo de hacer más comentarios sobre la agenda que adelantará la comisión.

El vocero de la Corte, Germán Gómez, precisó que Ibáñez encabezará la delegación e irá acompañado por el vicepresidente Jaime Arrubla, y los presidentes de las salas penal, civil y laboral, Julio Enrique Socha, William Namén y Francisco Ricaurte, respectivamente.

Gómez indicó que en la agenda está contemplada una reunión con Clinton.

En concreto está el caso del rebelde Alexander Farfán, alias "Gafas", un guerrillero de las FARC capturado en julio de 2008 en la operación de rescate de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, de tres contratistas estadounidenses y de 11 militares y policías.

En febrero, la Corte negó extraditar a Farfán porque el secuestro de los tres estadounidenses fue perpetrado en territorio colombiano.

Hace un mes, el alto tribunal también negó la extradición de Gustavo Aníbal Giraldo, alias "Pablo", un guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que el FBI considera como el autor intelectual del secuestro del fotógrafo Scott Dalton y la periodista Alison Ruth Morris, además de Matthew Burchell, víctima también de plagio.

Desde hace dos días, igualmente, se encuentra en Estados Unidos Iván Velásquez, magistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia, quien se entrevista con los jefes paramilitares que fueron extraditados a Estados Unidos por el gobierno del presidente Alvaro Uribe en mayo de 2008.

 

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?