| 7/9/2011 9:00:00 AM

Macri busca la reelección en Buenos Aires tras apearse de las presidenciales

Mauricio Macri, un empresario multimillonario y exdirigente deportivo convertido en referente de la centroderecha en Argentina, buscará este domingo su reelección como alcalde de Buenos Aires, tras renunciar a competir en las presidenciales de octubre próximo.

Al frente del gobierno de la capital argentina desde diciembre de 2007, Macri cree que, tal como sucedió hace cuatro años, la elección se dirimirá en una segunda vuelta entre él y el senador Daniel Filmus, del centroizquierdista Frente para la Victoria, liderado por la presidenta argentina, Cristina Fernández.

El vaticinio de Macri coincide con el de las encuestas, aunque esta vez el alcalde llega a los comicios con el desgaste que conllevan cuatro años de gestión marcados por polémicas medidas, promesas incumplidas, un escándalo judicial y la constante disputa con el Gobierno nacional.

Nacido en la ciudad bonaerense de Tandil el 8 de febrero de 1959, este ingeniero civil le debe su fama inicial y su fortuna al imperio fundado por su padre, el italiano Franco Macri, en cuyas empresas Mauricio hizo carrera.

En 1995 fue elegido presidente del Boca Júniors, uno de los clubes de fútbol más populares de Argentina, cargo que desempeñó sin interrupción hasta 2007 y durante unos meses en 2008.

Desde esta amalgama de fútbol y negocios, Macri amasó un poder desde el que se catapultó a la arena política en 2003, cuando fundó la agrupación Compromiso para el Cambio y se postuló para la jefatura de Gobierno de Buenos Aires.

Ganó la primera vuelta frente al entonces alcalde Aníbal Ibarra, pero éste se impuso en la segunda ronda electoral.

En 2005 creó el partido Propuesta Republicana (Pro), con el que consiguió un escaño de diputado nacional.

Fuertemente criticado por su baja participación en las actividades parlamentarias, Macri se excusó diciendo que el Congreso era un lugar donde no se debatían ideas.

En 2007 fue por la revancha en la ciudad y logró imponerse en segunda vuelta frente a Filmus.

Su gestión como alcalde estuvo teñida por fuertes críticas desde la oposición a su supuesta incapacidad para dar solución a los principales problemas de la ciudad, como la suciedad, el caos circulatorio, el déficit de viviendas y la decadencia de la estructura municipal en hospitales y escuelas.

Este empresario, que en 1991 estuvo quince días secuestrado por una banda de expolicias, anunció en marzo de 2008 la creación de la Policía Metropolitana, a cuyo frente puso al excomisario de la Policía Federal Jorge "el Fino" Palacios, quien terminó procesado por supuesto encubrimiento del atentado terrorista en 1994 contra la sede de la mutualista judía AMIA.

Palacios, además, fue encausado por supuesta asociación ilícita en un caso de espionaje por el que también están procesados Macri y otros exfuncionarios de su Gobierno.

El escándalo de las escuchas ilegales, que estalló en 2009, logró casi ribetes de culebrón familiar cuando un cuñado del alcalde, el parapsicólogo Néstor Leonardo, dijo que estaba entre los espiados.

Para rematar, Macri culpó al Gobierno de haberle montado una causa judicial, pero su padre, el poderoso Franco, salió a respaldar a los Kirchner.

Sin posibilidades de imponerse en las presidenciales ante la fuerte intención de voto que parece tener Cristina Fernández -algo que el propio Macri reconoció- en mayo pasado anuncio que optaba por buscar su reelección como alcalde de la ciudad.

Fanático de Freddy Mercury, gusta de imitar al difunto líder de Queen cantando en fiestas para amigos, afición por la que casi se traga el bigote postizo en noviembre pasado, en plena actuación en su propia fiesta de bodas con su tercera esposa, la diseñadora de moda Juliana Awada, de 35 años, quien espera para octubre el que será el tercer hijo del alcalde.

(EFE)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?