| 7/14/2006 12:00:00 AM

Luz roja por compras militares de Venezuela

El ex presidente brasileño José Sarney dijo que en el continente se ha encendido una luz roja de alarma por las compras militares de Venezuela y que los planes de ese país constituyen “una amenaza” para la paz en la región pues lo transforman en una “potencia armada" capaz de causar un “temblor” en Brasil.
 
“El plan de (el presidente venezolano, Hugo) Chávez de gastar 60.000 millones de dólares en armas, transformando a Venezuela en una potencia militar, es una amenaza al continente”, escribió Sarney en su columna semanal en el diario Folha de S. Paulo. La Embajada de Venezuela en Brasilia reafirmó que las compras militares de su país tienen “como objetivo fundamental restituir un parque de armamentos que es obsoleto y viejo”.
 
Nelson González, segundo secretario de la embajada de ese país, declinó comentar las afirmaciones de Sarney, pero reiteró que “la renovación de armamento se basa en el interés de Venezuela de resguardar y dar seguridad a sus fronteras nacionales”.
 
El presidente venezolano “dice que se quedará en el gobierno hasta el 2031 (yo no estaré más por aquí) y se muestra 'integracionista'. Pero, ¿quién puede saber si un presidente de Venezuela no creerá que debe ocupar la Amazonia (brasileña) para evitar su internacionalización?”, agregó Sarney, quien gobernó Brasil de 1985 a 1990.
 
Agregó que el presidente venezolano desea adquirir 14 aviones cazas, 600.000 bombas, estaciones de radar “ultra sofisticadas” producidas por China, entre 10 y 15 submarinos, además de otros equipos de alta tecnología. Con todo ese armamento “nuestra soberanía se convierte en polvo. Nadie imaginó que eso podría ocurrir en el continente sudamericano”.
 
“¿Para qué todo eso? ¿Para enfrentar a los Estados Unidos? Para la superpotencia eso (armamentos venezolanos) no valen nada, pero para nosotros es una fuerza de hacer temblar”, indicó el ex mandatario, actual senador por el Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el más grande del país.
 
Brasil, según afirmó, se encuentra en una disyuntiva: O “entra en la corrida armamentista para asegurar su defensa, retirando el escaso dinero de su presupuesto (nacional) que está sirviendo para nuestros programas sociales, o entonces, para sobrevivir, tiene que cobijarse en el paraguas de la OTAN”, la Organización del Atlántico Norte, la alianza militar de Estados Unidos y países de Europa.
 
Sarney, aliado del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, añadió que para “cumplir su misión” de la defensa del territorio, los militares en Brasil deberán o “demandar recursos, o al menos pedirán al presidente Lula que haga ver a Chávez que la democracia militar que implanta debe detenerse para no detener nuestra democracia de más pan y menos armas”.
 
Chávez dispone de millonarios recursos provenientes de las alzas históricas del precio internacional del petróleo para modernizar las fuerzas armadas de Venezuela. El gobierno de Caracas ha firmado acuerdos por 2.700 millones de dólares con Rusia y España para comprar equipos militares. También adquirió 100.000 rifles de asaltos rusos AK-103 --una versión moderna del original Kalashnikov-- y una licencia para abrir una fábrica que los fabrique en Venezuela.
 
Venezuela también ha acordado comprar 15 helicópteros militares rusos, por 200 millones de dólares, y desea cerrar con Moscú una operación para adquirir 24 aviones de combate SU-30.
 
 
AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?