| 4/20/2007 12:00:00 AM

Lula no piensa en reelección

El ministro de Relaciones Institucionales, Walfrido dos Mares Guia, dijo que era "una idiotez hedionda" afirmar que el mandatario está ocupado en la sucesión presidencial.

Brasilia.- El presidente Luiz Inacio Lula da Silva no dedica "ni un minuto" a pensar en los comicios generales del 2010 y del 2014 ni en la reelección, afirmó un alto vocero del gobierno en una entrevista divulgada el viernes en el diario financiero Valor Económico.

"En las 12 horas por día que él trabaja no tiene ni un minuto para conversar ese negocio (de las elecciones) de 2010 y 2014. Es una idiotez hedionda. Quiero dejar bien claro que eso no existe. Hablo con conocimiento de causa", dijo el ministro, cuyo despacho --con sede en el palacio de gobierno-- se encarga de las relaciones del poder ejecutivo con el congreso y es la mano derecha de Lula para lidiar tanto con la oposición como con los 11 partidos que integran la alianza de gobierno.

Lula --con un primer gobierno iniciado en el 2003 y el segundo en enero pasado y hasta el 1 de enero del 2011-- recuerda con frecuencia que estuvo en contra la modificación constitucional que implantó la reelección en junio de 1997 y que fue promovida por el entonces gobierno socialdemócrata de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002).

Tanto Cardoso como Lula optaron por la reelección.

La ley actual no permite un tercer mandato seguido, pero técnicamente Cardoso podría optar a un nuevo mandato --transcurrido el lapso de otra gestión, la de Lula--, mientras el actual mandatario podría optar a ese tercer ejercicio en los comicios generales del 2014.

Cardoso ha reiterado que ni busca la reelección ni está de acuerdo con acabarla.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?