| 1/19/2007 12:00:00 AM

Lula-Mercosur: hay que respetar diferencias políticas

Los presidentes afinaban también la declaración final de la cumbre del bloque comercial en la que, según participantes, tendrá un perfil marcadamente político por encima de lo comercial, con elogios a los recientes procesos electorales en Brasil, Venezuela y Ecuador.

Rio de Janerio.- El presidente anfitrión Luiz Inacio Lula da Silva dió un claro respaldo al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al afirmar que "el pluralismo ideológico es totalmente compatible con nuestro proyecto" de integración regional, al iniciar el viernes la ronda final de discursos en la reunión cumbre del Mercosur.

"Hay que respetar las diferencias en políticas internas que nuestros países adopten para enfrentar en desafío del desarrollo", agregó Lula.

También se mostró dispuesto a aceptar como miembro pleno a Bolivia cuando afirmó: "sean bienvenidos los hermanos bolivianos y todos aquellos que quisieran unirse a nuestro bloque".

En la agenda oficial se dijo que los mandatarios formalizarán dos decisiones anunciadas previamente por sus cancilleres: la creación de dos grupos de trabajo, uno para definir cómo y qué debe hacer Bolivia para entrar como miembro pleno y otro que analice propuestas de Brasil para atender reclamos de Uruguay y Paraguay por desventajas comerciales frente a los socios mayores del bloque.

Argentina considera que "nuestro bloque se ha consolidado como motor de la democracia en la región... una región más estable", dijo el presidente Néstor Kirchner. "No es que nos encontremos en un punto lírico y sin contratiempos...(porque) los problemas siempre acechan nuestras integraciones, pero lo cierto es que se van obteniendo resultados", añadió.

Entre esos avances Kirchner mencionó el acuerdo firmado el jueves entre Venezuela y Brasil para iniciar los estudios de construcción de un gasoducto que tendrá su otro extremo, cuando Argentina y Bolivia construyan en una fecha aún por definir, el resto de la tubería.

Pero Kirchner no dejó pasar la ocasión para decir que si bien su país da la bienvenida al eventual ingreso de Bolivia, considera inconveniente que se flexibilicen algunas normas internas del bloque para facilitar su entrada y a la vez beneficiar a Paraguay y Uruguay.

 

 

AP
Los presidentes de Paraguay y de Uruguay, Nicanor Duarte y Tabaré Vázquez, volvieron a manifestar sus quejas por lo que consideran que son injusticias y desigualdades del bloque para sus socios más pequeños.

Tanto Duarte y Vázquez parecieron dejar de lado los proyectos de integración --sus países recibieron en la cumbre la aprobación de desembolsos de unos 50 millones de dólares para planes de infraestructura-- para llamar nuevamente la atención sobre su situación.

"Lo que reclama Uruguay, por sobre todas las cosas, es justicia... después vendrá la solidaridad... No somos objeto de beneficencia", dijo Vázquez.

Duarte abogó porque la integración energética proyectada por países del Mercosur tenga "un tratamiento diferenciado, su modelo debe ser de equidad".

Añadió que lo justo es que "los acuerdos sean ecuánimes" y que "el futuro de los países que no tienen gas es incierto".

Los oradores destacaron también que a pesar de todos los problemas el Mercosur es una realidad política y comercial para la región, con un comercio de unos 4.000 millones de dólares en 1991 cuando nació, y que superó los 30.000 millones de dólares en 2006.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?