| 2/9/2010 1:00:00 PM

Lula llega a fin de mandato con su conciencia tranquila

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó el martes que llega al último de sus ocho años de gobierno con la conciencia muy tranquila de quien hizo todo lo que era posible hacer.

Brasilia.- En la recta final de su segundo período de gobierno, que concluye el 31 de diciembre, Lula aseguró que "Brasil encontró su camino, Brasil vive un proceso de recuperación de autoestima, las personas perciben que las cosas están ocurriendo en Brasil".

El mandatario hizo un pequeño balance de su gestión en una entrevista con Radio Globo, del estado de Minas Gerais, donde fue a entregar viviendas populares y participar de la inauguración de una universidad.

"Voy a terminar el año con la conciencia tranquila de quien hizo aquello que era posible hacer, creando las condiciones para que quien venga después de mi pueda hacer mucho más de lo que nosotros hicimos", expresó.

El líder, quien tiene índices de popularidad de 80%, admitió sentirse lisonjeado por reconocimientos internacionales que ha recibido, como el de Estadista del Año que concedió el Foro Económico Mundial en enero, o ser declarado hombre del año por los diarios Le Monde, de Francia, y El País, de España.

"Obviamente me siento lisonjeado (...) porque esa gente en 2003 veía al diablo cuando me veían a mí, esas personas tenían miedo de mi cabello, tenían miedo de mi barba, tenían miedo de mi discurso", recordó Lula, el primer obrero en gobernar el país más grande de América Latina.

El gobernante dijo que llegó al poder consciente de que no podía equivocarse, porque si su gobierno no daba resultados positivos, "iba a demorar 200 años para que un obrero pudiera volver a disputar la presidencia".

 

AP

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?