| 7/9/2007 12:00:00 AM

Lula: Brasil no aceptará calumnias contra biocombustibles

"Es bien posible que nuestros adversarios continúen levantando cosas contra Brasil y nosotros tenemos que estar preparados", añadió el mandatario sin detallar quiénes eran esos adversarios.

Brasilia.- El presidente Luiz Inacio Lula da Silva afirmó el lunes que Brasil no aceptará ni un "cartel de los poderosos" ni calumnias contra los biocombustibles y defenderá su matriz energética "revolucionaria".

"Brasil no puede renunciar, bajo ninguna hipótesis, a defender su matriz energética revolucionaria ya comprobada hace 30 años, que es el etanol y ahora el biodiesel", dijo Lula en su programa radial de cada lunes, Café con el Presidente.

En esa campaña por difundir el uso del etanol, o alcohol combustible producido aquí a partir de la caña de azúcar, y los biocombustibles o diesel generados a partir del ricino y la soya, entre otros productos agrícolas, "tenemos que tener conciencia que tenemos adversarios... adversarios que van a levantar toda y cualquier tipo de calumnia contra la calidad del etanol, contra la cualidad del biodiesel", indicó Lula.

En Brasil "nosotros no vamos a aceptar otra vez el cartel de los poderosos del mundo intentando impedir que Brasil se desarrolle, intentando impedir que Brasil se transforme en una gran nación", dijo el presidente.

Indicó que era "gracioso" que mientras en países industrializados se cobran aranceles al etanol y biodiesel brasileños, tales tarifas no pesaban sobre el crudo. Estados Unidos cobra un arancel de unos 54 centavos de dólar por galón al etanol importado de Brasil, mientras la tasa es de 26 centavos de dólar por litro en Europa, en tarifas que Brasilia presiona por reducir.

Dijo que Brasil quiere demostrar al mundo que mientras "hoy tenemos 20 países que producen petróleo para 200 países, con el biodiesel vamos a poder tener 100 países (productores de biocombustibles), o sea vamos a democratizar la producción de combustible en el mundo".

Ratificó que esos biocombustibles son menos contaminantes y descartó tanto que su producción amenace la generación de alimentos para el consumo de la población, como que pueden contribuir a la destrucción de regiones como el Amazonas.

"Portugal llegó aquí en 1500, hace 470 años trajo la caña a Brasil y la caña no llegó al Amazonas por una razón simple, incluso cuando no se tenía una visión de la preservación (ambiental) que la humanidad tiene ahora, los portugueses descubrieron hace mucho tiempo que el Amazonas no es lugar para sembrar caña porque la temperatura no es propicia para eso", dijo Lula, quien ya en el pasado ha dicho que los suelos amazónicos tampoco son idóneos para el cultivo de la caña de azúcar.

Los beneficios y desventajas de los biocombustibles --que en el caso del etanol tiene en Brasil su segundo mayor productor mundial, después de Estados Unidos, con unos 16.700 millones de litros anuales-- constituyen "un debate del que Brasil no tiene que tener miedo", indicó Lula.

Gobiernos como los de Estados Unidos, Italia, Japón, Panamá, República Dominicana e Indonesia, entre otros, han firmado desde comienzos de año con Brasil o convenios para estimular la producción de etanol y biodiesel o acuerdos para la transferencia de tecnología brasileña en la generación de esos combustibles, así como la compra de embarques de etanol.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?