| 3/14/2011 12:00:00 PM

Lukashenko aprueba la construcción de la primera central nuclear bielorrusa

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, aprobó hoy la construcción de la primera central nuclear del país, pese a los temores que han despertado en todo el mundo las averías causadas a una planta por el terremoto que sacudió Japón.

Moscú - Lukashenko firmó un decreto por el que da el visto bueno a la firma de un acuerdo intergubernamental entre Bielorrusia y Rusia para la construcción de la central, según informó la agencia oficial bielorrusa Belta.

Éste ya confirmó en su momento que la planta se construiría en la región de Grodno, una de las más afectadas por el accidente en la central nuclear ucraniana Chernóbil, la mayor catástrofe atómica de la historia (1986).

El líder bielorruso considera que Bielorrusia necesita producir con urgencia "energía no contaminante" y subrayó que la seguridad será uno de los aspectos más importantes del proyecto.

Minsk asegura que el país no tiene más remedio que construir la central, debido al aumento de los precios de los suministros de gas por parte del consorcio ruso Gazprom, que dejó de subsidiar hace unos años a la economía bielorrusa con hidrocarburos baratos.

La planta producirá un 30% de toda la energía eléctrica que genera y consume este país.

La oposición está en contra de la construcción de plantas atómicas en Bielorrusia, ya que el 23% del territorio nacional fue contaminado por radiación procedente de la central ucraniana de Chernóbil.

Según datos oficiales, más de 1,7 millones de bielorrusos (360.000 niños), cerca del 20% de la población, aún sufren las consecuencias de la radiación de la central de Chernóbil, situada a apenas 25 kilómetros de la frontera bielorrusa.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?