| 9/24/2007 12:00:00 AM

Luego de décadas de gastos descontrolados, Francia enfrenta deuda

El lunes se dio a conocer el presupuesto de seguridad social, que mostró un déficit para el 2007 de alrededor de 12.000 millones de euros (16.700 millones de dólares) en lugar de los 8.000 millones de euros (11.100 millones de dólares) pronosticados.

París_ Prácticamente en la víspera de que el gobierno del presidente Nicolas Sarkozy anuncie su primer presupuesto, hay una cosa en la que casi todos coinciden: a Francia le aguarda una tarea ardua si quiere equilibrar sus finanzas.

El panorama no deja espacio para el optimismo. El primer ministro Francois Fillon dijo la semana pasada que la nación está en un "estado de bancarrota", y el jefe del Banco Central Europeo, el francés Jean-Claude Trichet, calificó a su país de "despilfarrador número 1" en Europa.

Que el país gasta más de lo que tiene no es ningún secreto. La última vez que Francia no tuvo un déficit presupuestario fue en el 1974. Pero ahora, el gobierno de Sarkozy dice que los gastos excesivos tienen que acabarse.

Cuando todos esperan el anuncio del nuevo presupuesto el miércoles, los economistas pronostican que el trabajo de arreglar las finanzas de la nación pudiera ser más difícil que lo que espera el presidente.

"A los franceses les espera una tarea ardua", dijo James Nixon, economista para Societe Generale en Londres.

"Estamos viendo maniobras políticas para preparar al público francés para lo que necesariamente será un presupuesto más austero que lo anticipado por el gobierno", dijo.

La controversial declaración de Fillon de que el país estaba en quiebra fue seguida el lunes por advertencias de que las finanzas públicas del país están en "un estado crítico".

El lunes se dio a conocer el presupuesto de seguridad social, que mostró un déficit para el 2007 de alrededor de 12.000 millones de euros (16.700 millones de dólares) en lugar de los 8.000 millones de euros (11.100 millones de dólares) pronosticados.

En un esfuerzo por rebajar la cifra a menos de 9.000 millones de euros (12.700 millones de dólares) en el 2008, el gobierno dijo que los pacientes tendrán que pagar más por su atención médica el año próximo.

Sarkozy planea otros recortes en servicios públicos, necesarios si Francia va a controlar alguna vez sus gastos.

El presidente desea poner fin a beneficios especiales disfrutados por algunos empleados estatales, como la jubilación a los 50 años para los empleados del ferrocarril estatal. Además, quiere recortar la cuenta salarial al no remplazar a todos los empleados estatales que se retiren. Los poderosos sindicatos franceses han anunciado una huelga a partir del 8 de octubre para protestar contra esos planes.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?