| 3/28/2008 12:00:00 AM

Los gastos de consumo de EE.UU. bajan a su peor nivel en 17 meses

Washington.- Los consumidores, atemorizados por una crisis crediticia, la eliminación de empleos y los crecientes precios de los combustibles, protagonizaron en febrero el peor desempeño en 17 meses, evidencia que aumentan los riesgos de una recesión.

El Departamento de Comercio dijo el viernes que los gastos de consumo subieron apenas el 0,1% el mes pasado, su peor marca desde septiembre del 2006. Si se ignoran los efectos de la inflación, los gastos no variaron en febrero, el tercer mes consecutivo de actividad lenta.

El desempeño de los consumidores es observado atentamente debido a que los gastos de consumo representan dos tercios de la actividad económica total. Los economistas dijeron que una debilidad sostenida en este terreno es uno de los indicios más preocupantes de que la economía se encamina a una recesión.

La prolongada depresión en la vivienda, los aumentos de los despidos, los crecientes costos de los combustibles y una severa crisis crediticia están haciendo sentir su impacto sobre la confianza de los consumidores. Todos estos problemas hacen que la gente compre menos.

El aumento del 0,1% en los gastos es acorde con lo anticipado. Los ingresos personales subieron un 0,5% en febrero, lo que constituyó una sorpresa debido a que los empleadores eliminaron empleos por segundo mes consecutivo en febrero.

Un indicador clave vinculado a los gastos de consumo reveló una minúscula ganancia de 0,1% en febrero, excluyendo energía y alimentos. En los últimos doce meses este índice, observado atentamente por la Reserva Federal (banco central) ha subido el 2%, lo que lo vuelve a colocar dentro de la banda de seguridad del 1% al 2% que estableció el banco central para la inflación.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?