| 3/4/2008 12:00:00 AM

Los datos del IPP de febrero auguran nuevas presiones inflacionarias en Colombia **Exclusivo**

La revaluación del último año no ha sido suficiente para contener el aumento de los precios de los insumos que emplean los productores en el país. Así se desprende del informe sobre el Índice de Precios del Productor -IPP- para el mes de febrero de 2008 que publicó el Dane. El índice registró un incremento de 1,74%, frente a la variación de febrero de 2007 de 0,14%.

El problema del mes estuvo en la variación mensual de los bienes producidos y consumidos en el país por los productores. Esta cifra fue del 2,31%, comparada con la variación mensual de febrero de 2007 de 0,23%.

Mientras tanto, para los bienes importados se presentó una reducción de 0,61%, superior a la variación registrada en febrero de 2007 de -0,20%. La revaluación también tocó los bienes exportados, que tuvieron que disminuir sustancialmente sus precios en 2,58%, comparada con la variación mensual de febrero de 2007 de -0,35%.

Cuando se observan las variaciones por sector económico del índice de la Oferta Interna Total, se encuentra el fenómeno de la agroinflación, tan de moda por estos días. Los productos agrícolas aumentaron sus precios al productos en 5,30%, el sector pesca registro una variación de 0,28%, la minería varió 0,46% y manufactura registro un cambio en precios de 1,10%.

El IPP no se traslada directamente al índice de precios al consumidor con el que se mide la inflación nacional. Todo depende de lo que ocurra con la cadena de distribución y con la demanda de los bienes finales. Sin embargo, es claro que por el lado de los costos de la producción nacional, este indicador muestra que la presión sobre la inflación no cederá fácilmente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?