| 9/29/2008 12:00:00 AM

Lluvia en Argentina acaba la sequía, pero los daños son irreversibles.

BUENOS AIRES - Las lluvias de las últimas horas trajeron alivio para la amplia zona agropecuaria argentina que desde hace meses sufre una grave sequía, aunque los daños son considerados irreparables.

Según productores agrarios y especialistas, decenas de miles de animales han muerto ante la falta de pastura provocada por la escasa humedad, mientras que las pérdidas que registraría el trigo serían millonarias en Argentina, uno de los mayores exportadores mundiales de alimentos.

"Hoy es un día de gloria porque está lloviendo. Pero las consecuencias hasta la fecha han sido desastrosas, las pérdidas son cuantiosas", afirmó Carlos Vera, un productor ganadero de la provincia meridional de Chaco, una de las más perjudicadas por la falta de precipitaciones.

La televisión argentina muestra a diario imágenes de la tierra resquebrajada por la escasa humedad y de restos de animales muertos por la falta de alimento.

"Tuve pérdidas por mortandad del 5 por ciento del total y pérdidas de kilos impresionantes: novillos de 500 kilos perdieron entre 150 y 200 kilos cada uno. El caso mío es el de miles de productores del Chaco", añadió Vera.

Las precipitaciones comenzaron en algunas zonas del país en los últimos días de la semana pasada, pero sólo en horas recientes llegaron a muchas zonas muy comprometidas por el clima seco, como Chaco.

La sequía ya afectó el rendimiento del trigo del ciclo 2008/09, cuya cosecha está cerca de comenzar y caería hasta un 25 por ciento respecto a los 15,2 millones de toneladas de la campaña previa, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En el caso del maíz, el clima seco está demorando la implantación, lo que podría llevar a muchos agricultores a dejar de lado el cereal para volcarse a la soja -el principal cultivo del país-, cuya temporada de siembra se inicia en octubre.

"Hay como entre 500.000 y 700.000 hectáreas que inicialmente estaban vinculadas a siembra de maíz que van a pasar a soja", explicó Germán Heinzenknecht, analista de la Consultora de Climatología Aplicada.

En la campaña 2007/08, la superficie sembrada de maíz fue de 4 millones de hectáreas, según datos del Gobierno.

LA PEOR EN UN SIGLO

Ante el temor de que muchos productores caigan en bancarrota, el Gobierno otorgó subsidios a quienes se vieron perjudicados por la sequía.

Pero los chacareros, enfrentados con la presidenta Cristina Fernández desde marzo -cuando la mandataria intentó aplicar un nuevo impuesto a las exportaciones de granos-, consideran que los fondos son insuficientes para paliar las consecuencias de una sequía histórica.

"Aparentemente, hubo una sequía similar en el año 1905. Es un siglo, en este orden estamos", dijo Roberto Campi, presidente de la sede de la Sociedad Rural Argentina en Pergamino, una de las mejores zonas agrícolas del país, en la provincia de Buenos Aires.

Aunque los perjuicios de la sequía son irreversibles, los pronósticos de un mejor clima a partir de octubre son alentadores para los productores rurales.

La Consultora de Climatología Aplicada informó que "del 7 al 15 de octubre hay chance de lluvias en toda la región productora argentina".

De acuerdo con Heinzenknecht, en octubre habrá una tendencia "a una restitución de las lluvias normales".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?