| 6/14/2010 10:00:00 AM

Llegan a San José del Guaviare cuatro liberados de las FARC

Un general, dos coroneles y un sargento, rescatados de las FARC el domingo por el Ejército colombiano en las selvas del sur del país, arribaron hoy al aeropuerto de San José del Guaviare, desde donde serán trasladados en un avión hacia Bogotá para que se puedan reencontrar con sus familiares.

Bogotá - El general Luis Mendieta, los coroneles Enrique Murillo y William Donato, al igual que el sargento Arbey Delgado, fueron recibidos con abrazos por sus compañeros en la pista del aeropuerto de San José del Guaviare, según imágenes de televisión.

 

El ejército rescató el domingo en una "operación quirúrgica" a tres uniformados, entre ellos al general más antiguo de la policía colombiana y al de mayor rango en poder de la guerrilla, y busca a un cuarto en un grupo que ha estado en manos de las FARC desde hace más de una década.

 

Al hacer el anuncio del rescate desde el Ministerio de Defensa, su titular Gabriel Silva lanzó una advertencia a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en torno a los cuando menos 19 uniformados aún retenidos: "Exigimos que los liberen, porque si no vamos a ir por ellos".

En conferencia de prensa acompañado del alto mando militar y policial, Silva dijo que la operación fue totalmente colombiana, sin asistencia de Estados Unidos. Agregó que no hubo muertos entre el comando especial militar que realizó el rescate, formado por 300 hombres.

Explicó que en el operativo, planeado a lo largo de más de seis meses, se logró rescatar al general Luis Mendieta, al coronel Enrique Murillo —ambos de la policía— y al sargento del ejército Arbey Delgado, pero que en la confusión piensan que el teniente coronel del ejército Willian Donato salió huyendo del lugar con el fin de proteger su vida.

"Tenemos la inmensa esperanza (de) que se encuentre escondido y lo encontremos en próximas horas", aseguró Silva.

Indicó que el grupo de uniformados estaba en poder del Frente 7mo de las FARC y custodiado por unos 40 insurgentes. Aseguró desconocer si hubo bajas entre éstos.

El rescate fue "la demostración de la alta moral de nuestra fuerza pública" en un operativo "impecable, sin mancha, con pleno éxito", dijo Silva.

Fue "una operación de alta cirugía, eso significa que de manera quirúrgica, con precisión absoluta llegamos al lugar... Las condiciones no pueden ser divulgadas", añadió.

Declinó dar detalles del operativo, como por ejemplo si hubo informantes dentro de las filas insurgentes, alegando razones de seguridad.

"No vamos a compartir (detalles), sería darle al enemigo una ventaja que no queremos", afirmó.

No obstante, dijo que durante "semanas" el comando especial que realizó el rescate estuvo "arrastrándose" por la selva.

Los tres rescatados, agregó, serán trasladados desde una base militar al sur del país hasta Bogotá, donde llegarán el lunes para encontrarse con sus familias.

El operativo, llamado "Camaleón", se realizó hacia las 12.30 del mediodía (1730 GMT) en la zona de Calamar, en el departamento de Guaviare y a unos 330 kilómetros al sureste de Bogotá.

Mendieta, de 53 años, y Murillo, de 41 años, fueron secuestrados en noviembre de 1998 tras un ataque guerrillero a un puesto policial en Mitú, en el departamento de Vaupés y a unos 570 kilómetros al sureste de Bogotá.

Delgado, de 40 años, fue capturado por los rebeldes en agosto de 1998 en un ataque a un puesto antinarcóticos en Miraflores, en el departamento de Guaviare y a 440 kilómetros al suroeste de la capital.

El ex gobernador del sureño departamento del Meta, Alan Jara, quien fue secuestrado por las FARC en julio del 2001 y liberado unilateralmente por los rebeldes en febrero del 2009, dijo que el general Mendieta "siempre consideró el 13 como el número de su suerte y siempre lo molestábamos (bromear) con eso".

"Es un milagro de Dios", dijo en diálogo telefónico Jara, quien desde el 2004 pasó su cautiverio con Mendieta, Murillo, Delgado y Donato, porque en aquel año la guerrilla separó a varios grupos de secuestrados y a él lo dejó con los uniformados, explicó.

Más temprano, el presidente Alvaro Uribe había anunciado el rescate de Mendieta y Murillo, y más tarde las autoridades confirmaron también el de Delgado y la búsqueda de Donato.

Uribe habló telefónicamente con la esposa de Mendieta, María Teresa Paredes, y con la madre de Murillo, Robertina Sánchez, a quienes felicitó y puso como ejemplo de entereza de la mujer colombiana.

Paredes dijo a reporteros en el Ministerio de Defensa que le pedía a los rebeldes entregar a todos los rehenes.

"Que les den la libertad, ya es mucho tiempo. O sea, déjenlos salir", dijo la mujer.

Una de las hermanas de Mendieta, María, explicó telefónicamente que "no nos hemos podido comunicar con mi hermano, pero sabemos que todo está bien".

"Estos 12 años fueron para nosotros de mucha tristeza y nostalgia. Fueron días muy difíciles", dijo.

En entrevista telefónica, el comandante de la Fuerza de Tarea Omega, general Javier Flórez, explicó que el general Alejandro Navas (jefe del Comando Conjunto de Operaciones Especiales) encabezó el operativo de rescate.

Los liberados "están vivos y sin problemas. No tienen heridas ni nada. Las tropas, sin novedad".

Mendieta, casado y con dos hijos, es el oficial más antiguo de la policía colombiana y precisamente el domingo cumplió 53 años.

Las FARC ahora siguen en poder de 19 uniformados, y han dicho que las entregas de dos militares en marzo fueron las últimas liberaciones unilaterales que realizan hasta tanto el gobierno no acceda a pactar un canje de secuestrados por rebeldes en prisión.

El gobierno de Uribe, que concluye el 7 de agosto, ha rechazado el canje y exige a los rebeldes que primero se comprometan a liberar a todos los cautivos y no vuelvan a secuestrar.

El rescate de los tres uniformados fue un revés más de las FARC frente al actual gobierno.

El 1 de marzo del 2008, el ejército colombiano bombardeó en territorio de Ecuador, muy cerca de la frontera, un campamento de las FARC donde se encontraba el entonces número dos de esa guerrilla, alias "Raúl Reyes", quien murió en la acción militar.

Una semana después fue asesinado alias "Iván Ríos" por uno de sus lugartenientes. Al igual que Raúl Reyes, Ríos formaba parte del llamado secretariado o máxima línea de mando de los guerrilleros.

En mayo del 2008 se conoció que dos meses atrás falleció en la selva, de muerte natural, el fundador de las FARC, Manuel Marulanda Vélez.

El 2 de julio de ese mismo año, el ejército rescató a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, a tres contratistas estadounidenses y a 11 policías y militares más.

(AP, EFE)

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?