| 5/21/2007 12:00:00 AM

Llamativa protesta de Greenpeace contra la caza de ballenas

Cada año, 300.000 ballenas y delfines mueren ahogados en las redes de pesca.

BERLIN _ Un grupo de activistas de Greenpeace colocó el lunes los restos de 17 ballenas pequeñas y delfines muertos frente a la histórica Puerta de Brandenburgo, instando a los países a que resistan las crecientes presiones para que se reanude la caza de ballenas con fines comerciales.

Algunos de los animales murieron atrapados en redes de pesca y otros tenían heridas causadas por las hélices de los buques, dijeron los activistas.

Los restos, que eran mantenidos con hielo bajo un sol ardiente, representaban a las ballenas y delfines que mueren cada media hora por el impacto humano, explicaron los organizadores de la protesta.

Cada año, 300.000 ballenas y delfines mueren ahogados en las redes de pesca "y es imposible calcular cuántos son víctimas de la contaminación, los golpes de barcos, los efectos de los radares o el cambio climático", manifestó la bióloga marina de Greenpeace Stefanie Werner.

Los restos de los animales fueron recogidos en los últimos dos o tres meses en las playas de la costa del océano Atlántico de Francia, el Canal de la Mancha inglés, y las costas del Mar del Norte y el Mar Báltico en Alemania, dijo Greenpeace.

La semana próxima la Comisión Internacional de Pesca de Ballenas se reúne en Anchorage, Alaska, y se espera que Japón aliente la revocación de un documento que prohibe la caza comercial.

 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?