| 8/27/2006 12:00:00 AM

"Liquidación del ISS será equitativa"

Así lo afirmó el Presidente de la República en su visita a Barichara, en donde además, despejó algunas dudas de los pensionados.

Barichara
 
El presidente Álvaro Uribe Vélez anunció que la liquidación del Instituto de los Seguros Sociales y su reemplazo por una entidad pública de aseguramiento, eficiente, sostenible y con buenos resultados para la comunidad, en materia de salud, pensiones y riesgos profesionales, se hará en forma equitativa.

El Mandatario explicó que esta decisión corresponde a la segunda fase de la reforma del Seguro Social, proceso que se inició en 2003 con la escisión de las clínicas del ISS, gracias a lo cual se disminuyeron los recursos de la Nación para estas clínicas de 1 billón a entre 400 mil y 450 mil millones de pesos. Al respecto demandó confianza de trabajadores, pensionados y afiliados.

Al introducir el Consejo Comunal de Gobierno número 3, temático sobre agua potable y saneamiento básico, Uribe Vélez explicó lo que el Gobierno se propone hacer: “primero: tener una entidad pública de aseguramiento en salud, pensiones y riesgos profesionales, eficiente, sostenible, con buenos resultados para la comunidad”. Y explicó los pasos a recorrer en ese proceso: “el actual Seguro Social lo vamos a liquidar equitativamente, como se ha procedido con las diferentes entidades del Estado. Pensionados, próximos a pensionarse, trabajadores, todo el mundo debe estar tranquilo, que se procederá con equidad”.

Insistió en que la entidad que reemplace al ISS, fórmula en la cual trabaja el Ministerio de la Protección Social, tendrá carácter público, pero deberá ser eficiente.

“Necesitamos –dijo- entidades públicas de aseguramiento: en salud, en pensiones y en riesgos profesionales. No podemos dejarlo todo en manos de los privados, pero las entidades públicas tienen que ser eficientes. Uno de los mayores reclamos que escucho en el país es por el Seguro Social. Nada ganamos con sostener el capricho de lo público, si lo público no le sirve a su razón de ser, que es el interés comunitario”.

Consideró que en un sector de la opinión hay un mal entendido acerca de la reforma del Seguro Social, pues se dice que fracasó su primera fase (la escisión de las clínicas), cuando lo cierto es que dejó importantes ahorros para la Nación.

“Yo creo que hay algún mal entendido en sectores de opinión nacional. Hemos avanzado en la reforma del Seguro. Lo que pasa es que falta el segundo paso. Separamos las clínicas de la entidad central. Sin eso no podríamos abocar hoy la segunda etapa de la reforma. Y eso ha producido un gran resultado. ¿Por qué? Si no hubiéramos hecho esa separación, el subsidio de la Nación este año a las clínicas del Seguro Social debería valer un billón de pesos. Nos va a valer más o menos entre 400 mil y 450 mil millones de pesos”.

El Presidente indicó que, no obstante, ese primer paso, aunque importante, es insuficiente. Por eso el Gobierno aboca la segunda etapa de la reforma.

Acto seguido el Mandatario disipó las dudas que surgen de la liquidación del ISS.

Sobre que no va a haber servicio público de salud, pensiones y riesgos profesionales, declaró tajantemente: “la disipo. Es fundamental. Tiene que haber servicio público”.

Sobre el tipo de entidad que reemplazará al Seguro Social, señaló: “lo está definiendo el Ministro de Protección con su equipo”.

Sobre que los pensionados no recibirán sus mesadas con la liquidación del ISS, reiteró que el Gobierno les seguirá girando sus mesadas, tal como lo ha hecho desde que se agotaron las reservas del Seguro Social.

“Desde Barichara quiero decirles a los pensionados de Colombia: tranquilos, créanles a los hechos. Nos tocó a nosotros en la administración, que terminó el 7 de agosto, sufrir el agotamiento de las reservas del Seguro Social que durante muchos años se había anticipado y no les quedamos mal a los pensionados.

El Congreso nos aprobó cuantiosísimos recursos presupuestales para transferirlos del presupuesto nacional al Seguro Social. Este año valen 5 billones esas transferencias. Cuando empezó el Gobierno, al segundo año, tuvimos que transferir al Seguro unos 700 mil millones de pesos, después 3 billones 900 mil millones, después 4 billones 500 mil millones y este año entre 5 billones y 5 billones y medio. Unas trasferencias crecientes, pero hemos quedado bien”.

Adujo que aunque con este desembolso de recursos al Seguro se han sacrificado otras inversiones (por ejemplo en carreteras o vivienda), el Gobierno ha preferido cumplir a los pensionados. Y este hecho da autoridad para decirles a los pensionados: “tengan confianza. Sus derechos están totalmente a salvo. Llevamos cumpliéndoles, rigurosamente, al pie de la letra, las obligaciones, desde hace tres o cuatro años cuando se agotaron las reservas”.

Deudas
Desde Barichara, el presidente Uribe garantizó que, si no hay impedimentos morales ni otros cuestionamientos, el presupuesto nacional pagará los saldos insolutos que queden de los pasivos en entidades que se liquiden, como Cajanal, Caprecom y el Seguro Social, porque de lo contrario se crearía “una enorme desconfianza en el sector privado”.

“En el caso Cajanal, Caprecom, Seguro Social, el saldo insoluto del pasivo de la liquidación, desde que no haya impedimentos morales, desde que no haya cuestionamientos a las deudas reconocidas, creo que el presupuesto nacional lo tendrá que pagar. De lo contrario se crea una enorme desconfianza en el sector privado”, dijo.

Y agregó: “Yo no puedo decirle al sector privado que, liquidada Cajanal, el saldo insoluto que queda del pasivo no lo va a pagar el presupuesto nacional. Hay que pagarlo. Nosotros no podemos liquidar entidades para defraudar a sus proveedores. Yo quiero dar seguridad. Ese no es un camino de rosas, esa es una lucha presupuestal, pero quiero darle al sector privado esa seguridad”.

De acuerdo con el viceministro de Salud, Eduardo José Alvarado, las mayores dificultades del ISS se centran en las áreas de salud y pensiones. En riesgos profesionales la situación es mucho mejor.

La EPS del Seguro pasa por enormes dificultades “que es preciso afrontar”. En lo que resta del año, por ejemplo, la EPS requiere de recursos por 400 mil millones de pesos, cuyas fuentes no están definidas, para poder brindar atención a sus afiliados.

En opinión del funcionario, parte de este problema se desprende de los altos costos laborales derivados de la convención colectiva de trabajo, “que le muerden una gran cantidad de recursos que deberían ser destinados al gasto en salud”.

Según Alvarado, por cada 100 pesos, 25 se gastan en pagar pensiones incluidas en la convención: “o sea que ya el usuario del Seguro tiene 25 por ciento menos de servicios de salud en virtud de la convención colectiva. Entonces ese es un tema que hay que revisar cómo se corrige”.

Actualmente el ISS recibe 1,2 billones de pesos de ingresos por Unidad de Pago por Capitación (UPC), de lo cual salen, previamente, 300 mil millones de pesos para cancelar las pensiones extralegales de jubilación –que hacen parte de la convención colectiva–, diferentes a las pensiones de vejez que paga el área de pensiones del Seguro.

“El Seguro debe tener los ingresos de la UPC que recibe, exclusivamente destinados a garantizar la salud de sus afiliados y la administración de esa salud de los afiliados”, considera el Viceministro.

¿Y en pensiones, qué?
Respecto al área de pensiones, el Viceministro de Salud recuerda que al ISS se le agotaron las reservas para pagar a los jubilados, por lo cual el Gobierno Nacional debe transferirle este año 4 billones de pesos, cifra que crecerá en 2007.

“A partir de los impuestos, todos los colombianos que contribuimos estamos pagando las pensiones que desembolsa el Seguro Social, porque las reservas se agotaron y los recaudos actuales no son suficientes”, indica el funcionario.

¿Cuál fue la instrucción?
El pronunciamiento del Jefe de Estado se produce luego de que el ministro de la Protección Social y el presidente del ISS, Diego Palacio Betancourt y Gilberto Quinche Toro, recibieron, a comienzos de agosto, la instrucción presidencial de buscar una fórmula para frenar la crisis de la entidad, pero buscando mantener el aseguramiento público en salud, pensiones y riesgos profesionales.

Hay que “buscar la forma de que haya una viabilidad para el aseguramiento público de los afiliados del Seguro Social que están en riesgos profesionales, pensiones y salud”, demandó, el pasado 2 de agosto, el presidente Uribe a los citados funcionarios.

De acuerdo con lo dicho en esa ocasión por el presidente de la entidad, Gilberto Quinche Toro, “el ISS tiene un problema estructural de tal tamaño, que hay que buscarle una alternativa que conserve el aseguramiento público y signifique que los actuales afiliados y los que lleguen en un futuro tengan un servicio oportuno, eficiente y de alta calidad”.

Para el ministro de la Protección Social, Diego Palacio Betancourt, la orden de Uribe Vélez “corresponde a la decisión de mejorar la calidad de la atención, asegurar el pago de los pensionados y tener unas entidades públicas competitivas en calidad, eficiencia y transparencia”.

Transcurrido menos de un mes, el Presidente de la República ha confirmado la vía de la liquidación del ISS y su sustitución por un prestador público que garantice la seguridad social, en términos de calidad, transparencia y eficiencia, para los colombianos de escasos recursos.

Primer paso
Como se recuerda, en junio de 2003, el Gobierno Nacional expidió el decreto ley 1750, que escindió del ISS las clínicas y los centros de atención ambulatoria.

Con esta medida el Gobierno creó siete Empresas Sociales del Estado ESE, con carácter de entidad pública especializada del nivel nacional con personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio, adscritas al Ministerio de la Protección Social, y cuyas denominaciones son:

1. Empresa Social del Estado Rafael Uribe Uribe.
2. Empresa Social del Estado José Prudencio Padilla.
3. Empresa Social del Estado Antonio Nariño.
4. Empresa Social del Estado Luis Carlos Galán Sarmiento.
5. Empresa Social del Estado Policarpa Salavarrieta.
6. Empresa Social del Estado Francisco de Paula Santander, y
7. Empresa Social del Estado Rita Arango Álvarez del Pino.

La medida permitió disminuir a la mitad los subsidios que la Nación giraba a las clínicas.

Adicionalmente se llevó a cabo un plan de mejoramiento al ISS que permitió que la entidad aumentara en más de un millón en promedio los nuevos afiliados en cada una de las áreas: salud, riesgos profesionales y pensiones. Al mismo tiempo se modernizaron aspectos relacionados con los tiempos de atención en salud, la distribución y adquisición de medicamentos, la entrega de historias laborales para pensión y la plataforma tecnológica de la entidad, entre otros logros

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?