| 9/12/2008 12:00:00 AM

Lehman apurado en conseguir un rescatista,ven BofA como salvador

LONDRES - Temores a que Lehman Brothers fracase en su intento por una rápida venta apoyada por el Gobierno estadounidense provocaba el viernes una caída de sus acciones antes de la apertura del mercado, en medio de reportes de que el Bank of America estaría interesado en el banco.

Las expectativas de inversionistas en un rescate de Lehman crecieron al intensificarse los reportes de que el banco de inversión avanzaba en conversaciones con el Bank of America (BofA) y, en coordinación con el Tesoro estadounidense y la Reserva Federal, evaluaban varias opciones.

Los títulos de Lehman caían hasta un 11 por ciento, a 3,75 dólares, en las transacciones electrónicas. La baja revertía ganancias previas, impulsadas por los rumores de que Lehman sacaría un comunicado antes de que abriera Wall Street. Lehman declinó hacer comentarios.

"Hasta que hayan noticias definitivas, vamos a ver volatilidad en Lehman," dijo Robert Lutts, presidente y jefe de inversiones de Cabot Money Management.

El banco amortizó 5.600 millones en el tercer trimestre, lo que derivó en una pérdida trimestral récord de 5.600 millones de dólares y no ha conseguido atraer inversionistas que refuercen su base de capital.

Bank of America Corp (BofA) es visto como el más probable interesado en la firma de 158 años, según varios reportes y analistas. BofA declinó de hacer comentarios, pero algunos especialistas estimaban que el acuerdo tenía sentido.

"Creo que Bank of America ganará la subasta por Lehman Brothers. Las compañías encajan en forma natural," sostuvo Richard Bove, analista de Ladenburg Thalmann, en una nota.

Lehman y funcionarios de Estados Unidos han mantenido conversaciones sobre las alternativas para la entidad, entre ellas la venta total, dijeron el jueves fuentes con conocimiento directo de las discusiones.

Una de las fuentes indicó que la firma se resistía a una intervención gubernamental.

El Tesoro y la Reserva Federal han participado del diálogo, que podría terminar el fin de semana, dijo una segunda fuente. El Gobierno no quiere gastar dinero en un rescate, dijo a Reuters otra persona familiarizada con la situación.

LOS RESCATISTAS

Los bancos europeos Barclays y HSBC también han sido vinculados a Lehman, pero los ejecutivos de ambas instituciones se han distanciado en las últimas semanas y se estima improbable que hagan una apuesta.

El jueves, fuentes dijeron que Goldman Sachs, otro potencial oferente, no estaba interesado, lo que refleja cuán negativo sería integrar a Lehman con otro banco.

Con la compra de Lehman, BofA tendría acceso a una de las mejores mesas de intermediación de renta fija, dijo Bove. "Inmediatamente se convierte en un jugador de primer nivel en el sector de banca de capitales (...) Gana acceso a clientes en el escenario de mercados de capitales del mundo," dijo.

El presidente ejecutivo de Lehman, Dick Fuld, que se resistió durante mucho tiempo a ceder su independencia, ha intentado vender sólo una parte de la compañía, dijeron fuentes familiarizadas con la situación.

Pero los inversionistas no dieron el visto bueno a los planes estratégicos anunciados el miércoles, argumentando que carecían de base real. Esto provocó miedo a que clientes y socios dejaran de operar con Lehman.

Sus problemas han demostrado cómo la confianza sigue siendo una clave para los bancos de inversión.

"Las alzas y bajas luego del rescate de Bear Stearns deben estar frescas en la memoria de los inversionistas y las condiciones económicas se han deteriorado desde ese momento," reportaron el viernes los analistas de Deutsche Bank.

Según escribieron, una compra de Lehman podría disparar una escalada de alivio, pero advirtieron de un empeoramiento del panorama económico mundial.

Bear Stearns fue adquirido en marzo por JPMorgan en un salvataje orquestado por el Gobierno.

 

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?