| 3/16/2007 12:00:00 AM

Legislatura china reconoce propiedad privada

El proyecto reconoce por primera vez la propiedad privada y la equipara a la de la pública y colectiva, brindándoles los mismos derechos y garantías, un reconocimiento del sector privado que nació con las reformas económicas. El sector privado, incluyendo las inversiones extranjeras, suma ahora el 65% del producto bruto interno y aporta el 70% de los ingresos del erario público.

Beijing.- Los legisladores chinos aprobaron el viernes un proyecto de ley que reconoce por primera vez el derecho a la propiedad privada.

A la medida se opuso enérgicamente un reducido pero influyente grupo de ideólogos y ex jerarcas comunistas, que la consideraron una amenaza a la economía planificada por el estado y un vehículo para la privatización indiscriminada de los sectores públicos que aumentará la creciente separación entre ricos y pobres.

"Básicamente la ley ignora el mantenimiento constitucional de la propiedad pública socialista como algo sagrado y que no debe ser violado", dijo el profesor Gong Xiantian, de la Universidad de Pekín.

Dicha oposición y la ambivalencia del liderazgo comunista ante la reducción de la propiedad estatal hizo que el proyecto de ley fuera relegado durante 14 años antes de ser presentada una revisión final este año. Fue aprobada por 2.799 legisladores de la Asamblea Nacional Popular, con 52 votos en contra y 37 abstenciones el último día de la reunión anual de la legislatura, que debatió su programa durante dos semanas.

A su aprobación contribuyó el lamentable estado financiero de las industrias estatales, que desde hace tiempo han perdido influencia y empleados. A principios de semana, el ministro chino del Trabajo reconoció que este año habrá que crear otros cinco millones de empleos para los trabajadores cesados por las empresas estatales.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?