| 11/26/2010 5:00:00 PM

Lectores de pantalla: no para ver, sí para oír

En el mundo encontrar un teclado de braile exclusivamente diseñado para la población invidente puede convertirse en una verdadera odisea. Nos hemos preguntado alguna vez ¿cuántos hay en el mundo? ¿Qué países los tienen?, pero más que esto, siquiera hemos imaginado ¿Cómo hace esta población para tener acceso a los contenidos de internet? Quizás no, porque la mayoría de nosotros goza de los cinco sentidos.

Bogotá.- Pues bien, este corto artículo tratará de responder esta pregunta en una corta cuartilla que no le hará justicia al tema, pero que será de gran ayuda para aquel que quiera investigar el asunto a profundidad.

¿Y sí un día dejáramos de ver?

Nelsón es un periodista dedicado, Nelsón es un invidente que dirige un periódico alternativo que le cuenta a la sociedad en que están los discapacitados del país. Nelson debe estar siempre enterado de las noticias a través de la web y para ello utiliza un programa llamado Jaws.
El Jaws o (Job Access With Speech) es uno de los tantos lectores de pantalla que existen en el mercado para que personas discapacitadas, como Nelsón, puedan tener acceso a la red de información más grande del mundo. Como dato curioso, Jaws nació en 1989, creado por Ted Henter, un motociclista que perdió la visión en un accidente de automóvil en 1979.
Entonces lo que sucede es que cualquier página que sea compatible con este o cualquier software lector de pantalla, puede ofrecerle al visitante una completa lectura de todo lo que aparece en el ordenador, así el oído realiza la tarea que los ojos no pueden hacer. Si uno es curioso y lo instala en el PC, podrá darse cuenta que hay que tener una agudeza auditiva sin igual y una capacidad de recordación increíble.

Ahora bien, en Colombia no todas las páginas con compatibles con esta clase de programas, debido a que es necesario que exista una versión más ligera de las publicaciones en web para lograr una lecturabilidad fluida, lo cual evidencia el desconocimiento de la población discapacitada por parte de muchas de las compañías que operan en el país, me refiero al sector empresarial ya que este tipo de desarrollos requieren cierta inversión de capital.

Pese a ello, hace algún tiempo, Nelsón descubrió que la editorial Legis tiene adaptadas todas sus publicaciones digitales a cualquier software lector de pantalla y gracias a ello puede consultar todos los textos en materia jurídica a través de la web. Cabe resaltar que son muy pocos los libros de leyes que están traducidos al braile exceptuando la Constitución.

Entonces, sí existe una solución para los más de 10.000 discapacitados visuales que tiene Colombia. En la carrera por el acceso a la información, nadie puede quedarse rezagado.

En cifras: Estudios del Simat, el Icfes y el registro de discapacidad del Dane, revelan que del total de la población en 2009, 11.378 colombianos con baja visión entraron en las aulas de clase, mientras que 1457 lo hicieron bajo condiciones de ceguera total, lo cual da como resultado un consolidado de 12.835 estudiantes. El 43,5% de este consolidado lo hizo para cursar estudios de secundaria.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?