| 3/27/2009 12:00:00 AM

Latinoamericanos buscan aumento de capital del BID

MEDELLIN, Colombia  — El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) quiere aumentar su capital porque con ello podrá elevar su capacidad de préstamos a Latinoamérica, dijeron directivos del banco, en medio de criticas de congresistas de Estados Unidos, principal socio del ente multilateral, a esa eventual decisión.


Funcionarios del banco destacaron en entrevistas con la AP la importancia de elevar el capital del BID, actualmente de unos US$100.000 millones , porque dijeron que con ello podrán a su vez subir el monto de lo que prestan cada año a los socios.

Sin ese ajuste de capital "sencillamente se reduciría la capacidad de préstamos del Banco, se bajaría a la mitad", dijo Eugenio Díaz-Bonilla, director ejecutivo del banco por Argentina y Haití.

El BID, que celebra del 27 al 31 de marzo su asamblea anual en Medellín, prestó el año pasado unos US$11.000 millones y en 2009 prestaría hasta unos US$18.000 millones, dijo Díaz-Bonilla.

En caso de no capitalizarse, aseguró, los préstamos bajarían a entre US$5.000 y US$6.000 millones anuales porque el banco no tendría cómo cubrir la demanda creciente de dinero en medio de la crisis económica global.

Congresistas de Estados Unidos como el senador republicano por el estado de Indiana, Richard Lugar, miembro del Comité de Relaciones Exteriores de la cámara alta, han expresado preocupación por que el BID busque ese aumento de capital antes de asegurarse que la estructura financiera y de control del banco sean lo suficientemente fuertes.

El congresista ha resaltado además pérdidas de unos US$1.000 sufridas por el BID el año pasado.

Sin embargo, delegados latinoamericanos aseguran que sin esos préstamos que entrega el BID, proyectos de desarrollo que van desde infraestructura, como carreteras y canales, hasta salud y protección ambiental, se verían reducidos porque los gobiernos no tienen esos recursos para financiarlos.

El BID, destacó a su vez el peruano Jorge Vega, consejero del banco, tiene un capital que en términos reales puede haber perdido entre 30% a 40% de su valor real debido a la inflación acumulada desde su última capitalización.

Vega coincidió con Díaz-Bonilla al destacar que en el BID "no tenemos morosos" y que los países pagan puntualmente sus obligaciones, la mayoría con tasas de interés anuales poco por encima del 4% o 5% en plazos que van hasta más de 30 años.

El BID elevó su capital por última vez en 1994, cuando la capitalización fue de unos 40.000 millones de dólares, explicó el funcionario argentino.

Ahora el monto de la nueva capitalización sería al menos por encima de esos US$40.000 millones , agregó Díaz-Bonilla.

Sin embargo, el directivo dijo que tal decisión no necesariamente se tomará durante la asamblea del banco que además celebra su 50 aniversario. El BID reúne actualmente a 48 países: 26 de América Latina y el Caribe y 22 que van desde Estados Unidos, Canadá e Israel y naciones de Europa.

El mayor accionista del BID es Estados Unidos con 30%, seguido de Argentina y Brasil con 10,7% cada uno, y después países como México y Venezuela con paquetes accionarios menores de entre 6,9% y 5,7%, respectivamente. Entre los socios fuera de la región, Japón esta entre los mayores accionistas con 5%.

Díaz-Bonilla dijo que a los primeros que convendría una capitalización del BID es a los socios del mundo industrializado que pertenecen al banco, es decir Estados Unidos, entre otros, porque en los últimos 50 años por cada dólar que el instituto prestó a Latinoamérica, ésta compró cuatro dólares en esas naciones del mundo industrial.

El consejero Vega dijo que si bien la asamblea de Medellín no decidirá el tema del aumento, espera que al menos salga una agenda sobre cuándo y hasta cuándo hacerse.

En los estatutos del BID, dijo Vega, no hay un poder de veto para un socio del peso de Estados Unidos, en caso de votarse una decisión.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?