| 2/23/2010 11:30:00 AM

Latinoamérica respalda a Argentina por las Malvinas

Los países de América Latina y el Caribe respaldaron el lunes a Argentina en su disputa con Gran Bretaña por la soberanía de las islas Malvinas.

Playa del Carmen, México.- "Las jefas y jefes de Estado y de gobierno aquí presentes reafirman su respaldo a los legítimos derechos de la República Argentina en la disputa de soberanía con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte relativa a la 'Cuestión de las Islas Malvinas'", afirmó el presidente Felipe Calderón, según fue citado en un comunicado de la cancillería argentina.

La presidenta argentina Cristina Fernández, quien dijo que no cejará en su reclamo de la soberanía de las Malvinas en el marco del derecho internacional, confirmó a periodistas el respaldo en el marco de la llamada Cumbre de la Unidad América Latina y el Caribe, en la que participan 32 países.

"Creo que lo importante es haber logrado un apoyo muy fuerte", comentó.

Añadió, sin embargo, que "más importante va a ser lograr que grandes potencias, en este caso las que tienen un sillón permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, puedan cambiar de actitud".

El apoyo se logró el mismo día que la empresa británica de exploración petrolera Desire Petroleum PLC informó que comenzó perforaciones en un sitio al norte de las Malvinas _a las que el gobierno británico llama Falkland_ , a pesar de las objeciones argentinas.

La tensión entre Argentina y Gran Bretaña aumentó en los últimos días a raíz de los planes de empresas británicas de explotar hidrocarburos en aguas que rodean al archipiélago, por cuya soberanía ambos países libraron una guerra en 1982 en la que los argentinos resultaron derrotados. La cancillería informó que los mandatarios de la región aprobaron dos textos de apoyo a Argentina, uno sobre la soberanía y otro específico sobre las acciones de exploración de hidrocarburos.

Antes, durante su intervención en la reunión plenaria, Fernández dijo que "la Argentina va a persistir con vocación democrática, con vocación de pleno respeto a los derechos internacionales y al derecho internacional en general en su reclamo".

Afirmó que "no es un capricho de esta presidenta ni de los anteriores, es un imperativo de la Constitución nacional", y recordó que desde 1994 se plasmó en su carta magna la obligación de todos los gobiernos de "seguir reclamando y reafirmando nuestra soberanía sobre las islas Malvinas". Fernández calificó de "un ejercicio de cinismo" cualquier sugerencia de una amenaza bélica por parte de Argentina, e incluso de medidas de bloqueo. "No creemos en esas medidas como bloqueo". "Se agitó el fantasma de una eventual amenaza bélica de parte de la República Argentina. Diría (que es) un ejercicio ridículo, no, un ejercicio de cinismo", dijo. "Creo que pocos países, luego del advenimiento de la democracia (a Argentina), han dado más testimonio que la Argentina en cuanto a ser un país de vocación profundamente pacifica", agregó.

Comentó que sus fuerzas armadas sólo participan en ejercicios conjuntos de la ONU, como en Haití y Chipre. "No estamos en Afganistán, no estamos en Irak. Nos oponemos a cualquier tipo de ocupación, nos oponemos a cualquier tipo de violación del derecho internacional", añadió.

En respuesta a los planes de las empresas británicas, la presidenta firmó el martes un decreto que restringe la circulación de buques entre el territorio continental argentino y el archipiélago situado en el Atlántico sur, lo cual fue enérgicamente repudiado por Gran Bretaña. Para Fernández, la decisión británica es un reflejo de que "la política internacional sigue siendo no una cuestión de derecho, no una cuestión de respeto a las normas establecidas, sino sólo y simplemente una relación de fuerzas".

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?