| 4/28/2006 12:00:00 AM

Latinoamérica desafiada por subida de materias primas

Mientras las arcas de los países latinoamericanos están benditas con abundantes recursos petroleros y minerales, los gobiernos enfrentan el desafío de usar esa inesperada fortuna en inversiones en infraestructura y educación.

Pero cuando hay abundancia de riqueza, analistas dicen que a menudo es desperdiciada la oportunidad de crear condiciones para un crecimiento económico sustentable.

"La abundancia no es suficiente debido a que conduce a la complacencia," dijo Gray Newman, economista para Latinoamérica de Morgan Stanley.

"México y Brasil pueden soportar impactos negativos, pero la forma cómo lidiarán, estos (y otros países), con esta abundancia para construir condiciones para un crecimiento sustentable" aún está por verse, añadió.

Los precios del petróleo en Nueva York marcaron un récord de 75 dólares el barril a inicios de este mes, y se han más que duplicado -con una subida acumulada de 154 por ciento- desde fines del 2003.

Como resultado, las exportadores petroleros como Venezuela y México, y en menor medida Ecuador y Colombia, han visto mejorar sus cuentas fiscales.

Y aunque Chile es un importador de energía, es el principal exportador de cobre del mundo y actualmente goza de los beneficios de los elevados precios del cobre, que se han triplicado desde fines del 2003.

Los precios del metal rojo alcanzaron el miércoles un máximo histórico de 3,50 dólares la libra, y desde principios del año han subido un 60 por ciento.

La mayoría de las grandes economías de América Latina, muchas de las cuales son autosuficientes en el sector energético o exportadoras de hidrocarburos, están gozando de superávit en sus cuentas corrientes.

Pero analistas dicen que pocas, o ninguna, están haciendo algo por crear fondos de estabilización o expandir programas que puedan amortiguar futuras sacudidas en los mercados.

"A menudo son los buenos tiempos los que hacen que los pronósticos a largo plazo se deterioren," dijo Christian Stracke, analista de mercados emergentes de CreditSights, una firma de investigación de Wall Street.

"Y son los malos tiempos los que hacen que los gobiernos latinoamericanos hagan las grandes reformas que necesitan hacer," agregó.

NECESIDAD DE FONDOS DE RESPALDO

El gobierno populista del presidente venezolano Hugo Chávez ha dicho que puede pagar todas sus deudas a organismos internacionales, gracias a los ingresos brutos de 83.000 millones de dólares que recibió el año pasado por las ventas de petróleo.

Pero la fortuna inesperada puede no ser suficiente para proteger a la economía del quinto exportador mundial de crudo de volatilidades externas de los precios.

Incluso si Chávez mantiene sus numerosos proyectos sociales para resguardar el apoyo político hacia su gobierno, analistas dicen que las actuales inversiones del gobierno no están construyendo las bases para el futuro crecimiento económico.

"El extremadamente rápido incremento de los gastos del gobierno tiene un efecto en las finanzas públicas menos favorable y genera muchas más rigideces en las finanzas públicas," dijo Morgan Harting, analista de Fitch Ratings.

A largo plazo, esas rigideces pueden exponer a Venezuela a riesgos si no hace una reestructuración, debido a la población se acostumbrará a los subsidios y programas sociales. Una vez que los ingresos extraordinarios petroleros se agoten o disminuyan, analistas dicen que Venezuela podría experimentar un deterioro significativo en su posición fiscal.

Los productores de materias primas frecuentemente crean fondos de estabilización diseñados para reducir el impacto de de la volatilidad de los ingresos en las finanzas públicas y la economía, así como para un ahorro para las futuras generaciones.

Sin embargo, Venezuela sólo tiene 739 millones de dólares ahorrados en su fondo; y México, uno de los principales abastecedores de petróleo a Estados Unidos, cuenta con 1.500 millones de dólares.

Como comparación, Rusia, el segundo mayor exportador mundial de petróleo, tiene un fondo con alrededor de 52.000 millones de dólares, cantidad que representa alrededor de un 7 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB).

"Uno preferiría ver algo como el fondo de estabilización de cobre en Chile, hacia donde va la mayor parte de las ventas de cobre," dijo Stracke de CreditSights.

"En México la mayoría de ingresos extras termina siendo gastada primero por (la petrolera estatal) Pemex en proyectos de infraestructura, luego va al Estado y a las municipalidades para otros proyectos de inversión y luego al fondo de estabilización, pero es un monto bastante pequeño," comentó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?