| 5/7/2013 9:53:00 AM

Latinoamérica busca espacio en mercados brasileños

Con una facturación prevista este año de US$130.950 millones, los supermercados de Brasil son un gran imán para algunas empresas de los países vecinos, que buscan un nicho de mercado abriéndose espacio en sus estanterías, como manifestaron en una feria del sector inaugurada en Sao Paulo.

"Un nicho en Brasil es como un mercado entero" en otros países, afirmó Daniel Carofilis, director de la Oficina Comercial de Ecuador en Brasil, en el pabellón ecuatoriano del 29º Congreso y Feria de Negocios en Supermercados, conocida como Feria APAS, que de acuerdo con sus organizadores es la mayor feria del mundo de ese sector.

Ecuador intenta abrirse camino con productos como el atún, el aceite de palma, las rosas y el chocolate, especialmente en el área de "bienes gourmet y premium", según Carofilis.

El pequeño país andino tiene dificultades para superar las barreras aduaneras e introducir en Brasil alimentos de los que genera gran volumen, como el banano y el camarón, indicó, lo que explica en parte esa estrategia centrada en otros productos de mayor valor.

Aun así, es una apuesta que acompaña el desempeño del mercado, en vista del aumento de ventas en Brasil de los productos "sofisticados", según un panorama del sector que presentó hoy en una rueda de prensa Joao Galassi, presidente de la Asociación Paulista de Supermercados (APAS).

Aun así, Ecuador tiene mucha distancia a recorrer, dado el enorme desequilibrio comercial entre ambos países.

El país andino exportó en 2012 productos por 140 millones de dólares, un crecimiento de más del 25 % anual en los últimos años, pero sus importaciones de Brasil sumaron 950 millones, principalmente de bienes de alto contenido tecnológico como vehículos y aviones, dijo Carofilis.

Chile, en tanto, goza de una balanza más equilibrada con Brasil, puesto que el año pasado exportó bienes por 4.390 millones de dólares, más de la mitad de cobre, y sus importaciones sumaron 4.939 millones, según Oscar Páez Gamboa, director de la Oficina Comercial de Chile en Brasil.

En la feria, en la que el país participó por primera vez, Chile estuvo presente con exhibiciones de su aceite de oliva, vinos y mariscos, entre otros alimentos.

Páez Gamboa dijo que el objetivo de su país no es solo propiciar el encuentro de exportadores chilenos con importadores brasileños en la feria, sino también "tocar la misma puerta de los propios consumidores y eso se llama estrategia de marca, el que demos a conocer las bondades de nuestro productos".

En la feria, que recibirá a unos 70.000 visitantes hasta el jueves, participaron también algunas empresas peruanas de cereales, huevos y conservas de verduras, entre otros productos.

Draguich Balarín, gerente comercial de Produmar, una compañía peruana de marisco que es filial de la española Profand, calificó el mercado brasileño como "interesantísimo", en particular por los altos precios de los productos del mar.

El mayor obstáculo que afrontó Produmar fueron los trámites para exportar al gigante suramericano, pero tras recibir el visto bueno a la venta en Brasil de 32 productos ya ha firmado un acuerdo de suministro con Pão de Açucar, una de las principales redes de supermercados del país.

"Como ya hemos aprendido el camino, vienen en cola todos los otros enlatados" de la empresa, explicó Balarín.

El sector de los supermercados de Brasil prevé que sus ventas suban un 8,7 % este año, hasta los 264.000 millones de reales (unos 130.950 millones de dólares), y un 9 % adicional en 2014, según informó hoy Fernando Yamada, presidente de la Asociación Brasileña de Supermercados (Abras).

En 2012 la facturación fue de 242.900 millones de reales, una cifra que equivale al 5,5 % del producto interno bruto (PIB) del país, tras una subida del 8,3 % con respecto al año anterior, de acuerdo con los datos de la Abras.

EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?