| 10/4/2011 1:40:00 PM

Las protestas de Wall Street se extienden al resto de EEUU

Las protestas que iniciaron en Wall Street contra la economía tambaleante y la codicia empresaria entraron el martes en su 18vo día, con manifestaciones convocadas en todo Estados Unidos para marchar hacia los diversos bancos que integran la Reserva Federal e instalar campamentos en parques de todo el país, desde Los Angeles a Portland.

El lunes en Manhattan, cientos de manifestantes se disfrazaron de zombis empresarios frente a la Bolsa de Valores de Nueva York, tomando puñados de dólares falsos y haciendo gestos de locura.

Se espera que las manifestaciones continúen durante toda la semana a medida que más grupos realizan reuniones para organizarse y expresar su molestia tanto en las calles como en línea, ya sea en cibersitios o a través de señal de video en vivo.

En Chicago, los manifestantes golpearon tambores al marchar por el distrito financiero de la ciudad. Otros instalaron tiendas de campaña o mostraron pancartas de protesta a los automovilistas que pasaban en Boston, San Luis, Kansas City, Misurí y Los Angeles.

Algunos de los manifestantes son estudiantes universitarios preocupados por sus sombrías perspectivas de obtener empleo hasta trabajadores de mediana edad que han sido despedidos recientemente.

Otros se han visto impulsados a arreciar sus protestas después que 700 manifestantes fueron detenidos en el Puente de Brooklyn durante el fin de semana.

Algunos manifestantes dicen que son un movimiento de protesta de inclinación liberal —al otro lado del espectro político del movimiento conservador Tea Party— o incluso se comparan con los manifestantes de la primavera árabe que han derrocado a varios gobernantes en el Medio Oriente.


AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?