| 3/2/2011 9:15:00 AM

Las petroleras tratan de obtener garantías de los rebeldes libios

Las petroleras occidentales tratan de obtener de los rebeldes libios garantías sobre la futura seguridad de sus operaciones en ese país agitado por el espectro de la guerra civil.

Londres - La decisión de entablar negociaciones con los líderes de la oposición local al régimen del coronel Muamar el Gadafi indica que las petroleras han reconocido que no tienen más remedio que respetar la realidad sobre el terreno, comenta el diario "Financial Times".

La oposición controla de hecho buena parte de la industria petrolera libia en el este del país, donde se ha hecho fuerte.

Directivos del sector dijeron al periódico británico que están hablando con líderes tribales y otros dirigentes de la oposición para obtener esas garantías.

El control del sector es fundamental en la actual batalla entre el coronel Gadafi y la oposición armada a su régimen.

Antes de que estallara la crisis, el país norteafricano producía cerca de 1,6 millones de barriles de petróleo al día.

La producción, que tenía un valor de US$5.500 millones al mes, se ha reducido mientras tanto a la mitad.

La oposición se ha hecho con el control del mayor yacimiento del país, Sarir, en el este, y de varias terminales de exportación, entre ellas las de Tubruq, Bengasi y Zuetina.

El área controlada por la Arabian Gulf Oil Co, que esta semana rompió sus vínculos con su compañía matriz, la estatal National Oil Company of Lybia, extrae normalmente unos 420.000 barriles al día, pero la producción ha caído a unos 100.000 tras el cierre de varios yacimientos, incluido el de Nafoora.

La región oriental de Libia controlada ahora por la oposición incluye varios yacimientos operados por compañías extranjeras como el de Amal-as Sarah, que explota la alemana Wintershall, o Shateira, explotada a su vez por la multinacional austríaca OMV. Ambos han suspendido la producción.

Sin embargo, según informa el diario, que cita a ejecutivos del sector, el coronel Gadafi domina amplias áreas de la industria petrolera, incluidos los yacimientos y terminales en el centro y occidente del país.

Según expertos occidentales, la National Oil Company controla totalmente al menos dos de sus filiales, Sirte Oil, de la que es propietaria al cien por ciento, y Waha Oil, una "joint venture" (empresa mixta) con las estadounidenses ConocoPhillips, Marahton y Hess, que han evacuado a su personal.

Los yacimientos en la remota región del suroeste de Libia, operados en su mayoría por la italiana Eni y la española Repsol YPF, siguen bajo las tropas leales al coronel Gadafi.

Sin embargo, ejecutivos de la industria indican que esos yacimientos están produciendo poco y señalan además que la terminal por la que se exporta su petróleo, la de Zawiya, a unos 40 kilómetros al oeste de Trípoli, está en manos rebeldes.

De las seis principales terminales dedicadas a la exportación de petróleo, las fuerzas fieles a Gadafi parecen controlar Ras Lanuf, la segunda en volumen, por la que se exportaron 195.000 barriles al día en enero.

Según algunos analistas, las fuerzas gubernamentales controlan también la mayor terminal libia, Es Sider, por la que pasan 447.000 barriles al día.

La oposición controla supuestamente Marsa el-Brega, que exportó 51.000 barriles diarios en enero, Tubruq, también 51.000, Zuetina, 214.000, y Zawiya, otros 199.000 barriles diarios.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?