| 12/1/2010 10:30:00 AM

Las ciudades deben ser más activas en la lucha contra el calentamiento global

La OCDE pidió hoy que las ciudades sean más activas en la lucha contra el cambio climático, entre otras cosas porque los habitantes de muchas ciudades costeras estarán entre los grandes damnificados por el calentamiento del planeta.

París.- Las ciudades son el centro del problema y, teniendo en cuenta su papel como principales consumidores de energía, son también una parte necesaria de la solución al cambio climático", subrayó en un comunicado el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría.

Sobre la base de un informe sobre las ciudades y el cambio climático, elaborado por su organización, Gurría instó a los responsables municipales a que hagan una mejor planificación para reducir el uso de energía, recortar las emisiones de gases de efecto invernadero y desarrollar infraestructuras más resistentes.

De acuerdo con el estudio, 150 millones de habitantes de áreas urbanas ubicadas junto al mar sufrirán de lleno los efectos del cambio climático en el horizonte de 2070.

La OCDE ha constatado que hay ciudades densamente pobladas en Corea del Sur y Japón que tienen un nivel de emisiones de dióxido de carbono (CO2, principal gas de efecto invernadero) por habitante significativamente inferior a las de países como Australia, Canadá o Estados Unidos.

Y que incluso dentro de Estados Unidos, la contaminación por persona en Nueva York es muy inferior a la de Los Ángeles "gracias a su forma compacta y a una más amplia cobertura del transporte público".

Entre las medidas sugeridas por la OCDE están un mejor uso del suelo, en lo que puede influir cambios de la fiscalidad que favorece el desarrollo de viviendas individuales y por tanto un poblamiento más disperso.

El conocido como el "Club de los países desarrollados" también se pronuncia en favor de un mayor apoyo del transporte público que incite a los habitantes a dejar sus vehículos en casa.

Los autores del informe recuerdan que las tasas impuestas en Londres, Estocolmo o Seúl para combatir la congestión del tráfico han mostrado que han conseguido cambiar el comportamiento de los conductores y reducido la contaminación.

En la misma línea, recuerdan los impuestos ecológicos creados para financiar el transporte público en ciudades como Miami, Hong Kong, Milán o Bogotá.

Para la OCDE, las ciudades o las regiones pueden ser laboratorios para la acción frente al calentamiento global, pero esas iniciativas deben coordinarse con otras administraciones.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?