| 2/28/2012 10:00:00 AM

Las acciones de Elpida se desploman un 98 % tras declaración de quiebra

Las acciones de Elpida Memory se desplomaron hoy un 98 por ciento durante la primera mitad de la sesión en la Bolsa de Tokio, en medio de una ola de ventas después de que el fabricante de chips se declarara en bancarrota este lunes.

Tokio-Los títulos de Elpida se intercambiaban hoy a media sesión a 5 yenes, frente a los 254 yenes del cierre de la víspera, con un volumen de intercambios que en las tres primeras horas de negociación superó los 150 millones de acciones. El grupo se declaró en quiebra hace dos días al fracasar sus esfuerzos de reestructuración, apoyados por fondos públicos, y ante el peso de una deuda de unos 448.000 millones de yenes (cerca de 4.130 millones de euros).

Ante esta situación esta previsto que la firma, que a finales de septiembre de 2011 tenía casi 6.000 empleados, salga de la Bolsa de Tokio el próximo 28 de marzo. A finales de 2011 Elpida Memory controlaba un 17 por ciento del mercado mundial de memorias DRAM móviles, frente a casi el 54 por ciento del gigante surcoreano Samsung, líder del sector, y casi el 21 por ciento de Hynix, también de Corea del Sur.

Además se situaba como el cuarto fabricante en el sector de memorias para ordenadores personales, con una cuota del 12 por ciento, por detrás de la estadounidense Micron Technology y las surcoreanas Hynix y Samsung.Antes de declararse en bancarrota, Elpida estudió aliarse con Micron o vender sus instalaciones en Hiroshima (sur), sin conseguir llevar adelante ninguno de los planes.

Entre abril y diciembre de 2011, primeros nueve meses del año fiscal nipón, Elpida tuvo unos números rojos de 98.910 millones de yenes (unos 912 millones de euros).

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?